www.diariocritico.com
Me han falsificado la firma... ¿qué hago?
Ampliar
(Foto: Pixnio)

Me han falsificado la firma... ¿qué hago?

lunes 10 de agosto de 2020, 09:09h

En la actualidad, firmamos documentos constantemente y puede ocurrir que otra persona falsifique nuestra firma. Ante esto, ¿qué podemos hacer? Es necesario el peritaje caligráfico para demostrar delante del juez por qué esa firma no corresponde con la identidad.

El peritaje caligráfico es una disciplina de la criminalística con el propósito de comparar escritos y determinar falsificaciones de documentos. Se encarga del estudio y análisis de todo tipo de documentos manuscritos, mecanografiados, impresos o reproducidos, y de las máquinas empleadas en su confección, para determinar su autenticidad, falsedad, alteraciones o manipulaciones. Este estudio incluye el análisis de escrituras manuscritas y firmas, documentos de viajes e identidad, falsificación de papel moneda y detección de manipulaciones, alteraciones en contratos.

Es muy importante realizar este análisis y peritaje puesto que en él, se puede comparar cada rasgo de la firma y de la rúbrica, analizando los movimientos y el trazo de la mano ejecutora. Todos podemos decir, “yo cada día firmo distinto”, puede ser que a simple vista sea cierto, pero los rasgos en la firma y la rúbrica se mantienen siempre, siendo esta nuestra identidad plasmada en un papel.

La firma es nuestra identidad, porque en la realización de la escritura intervienen impulsos cerebrales conscientes y una serie de mecanismos motrices automatizados, como es la extensión, flexión y rotación de los dedos de la mano, y por otro lado, el movimiento de traslación en el plano físico, ya sea de izquierda a derecha como de arriba a abajo.

Nuestro cerebro y nuestros rasgos quedan patentes de manera inconsciente en la firma de cada persona. La escritura de una persona es un elemento individual y personalizado, porque responde a una serie de movimientos tipo, efectuados de forma automática, provenientes de un hábito, no siendo necesario en general un estado de atención para la realización de cada uno de los trazos.

Todo esto explica la permanencia de los rasgos gráficos, en la persona. Por ejemplo, si intentaran falsificar la propia firma, es necesario afirmar que no se puede modificar en un momento dado la firma habitual, sin que se plasme inconscientemente, algún rasgo o en su efecto se aprecian señal que nos indica el esfuerzo consciente realizado para efectuar el cambio. El esfuerzo por modificar la firma, se detecta en gestos que no son conscientes, como por ejemplo la presión, la forma de unión de las grafías, el trazo, la proporcionalidad. Estos valores, no se modifican de manera que no se atiende a ellos y por lo tanto, se percibe quiñen ha intentado falsificar su propia firma.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios