www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Sueño de una noche de verano': nada es lo que parece
(Foto: Sergio Parra)

Crítica de la obra de teatro 'Sueño de una noche de verano': nada es lo que parece

jueves 08 de octubre de 2020, 12:34h

La magia, la mitología y la realidad fundidas y confundidas magistralmente por un Shakespeare juguetón y divertido en ‘Sueño de una noche de verano’, serán siempre eternamente actuales. La vida de todos los seres humanos no deja de ser una comedia y una tragedia la vez, en donde en etapas imprevistas e indeterminadas se combinan gozo y crueldad, alegrías y tristezas, amor y desamor, inocencia y soberbia, celos y venganza. Ahora puede verse una divertida y profunda versión de la obra de William Shakespeare en el madrileño Teatro de La Comedia a través de una versión de este ‘Sueño de una noche de verano’ traída a nuestros días por Carolina África y dirigida con primor por Bárbara Lluch para la última promoción de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Varias tramas paralelas conviven a lo largo de los cinco actos de ‘Sueño de una noche de verano’: la boda de los duques Teseo e Hipólita, los conflictos de jóvenes amantes Hermia-Lisandro, Elena- Demetrio, la callada lucha entre Titania y Oberón en el Reino de las Hadas y los artesanos/actores que tratan de montar una representación teatral sobre el mito de Píramo y Tisbe. Enérgicos, vitales, fascinantes, embelesantes y divertidos Teresa Lozano (que construye un inolvidable, cercano e inquietante Puck), José Luis Verguizas (Flauta/Oberón), Pau Quero (Bottom), Anna Maruny (Titania) Alejandro Pau (Lisandro), Alba Recondo (Elena), Víctor Sáinz (Demetrio), Neus Cortés (Hermia), Aisa Pérez (Hipólita/ Snout/Grano de mostaza/Hada), y Mariano Estudillo (Teseo/ Quince).

Todo eso es ‘Sueño de una noche de verano’, el momento ideal en donde el calor y la ensoñación provocadas por el duermevela, el cansancio y las altas temperaturas que inducen al sopor de todos los personajes y que facilitan al duende Puck propiciar encuentros y desencuentros -unas veces anhelados, otras temidos-, así como incontables equívocos amorosos entre todos esos seres humanos cuyas vidas gravitan en torno al amor y al desamor.

Una trama secular que Carolina África ha desplazado a nuestros días con la convicción cierta de que, en realidad, el ser humano es el mismo y, esencialmente, se mueve y se moverá siempre por las mismas pasiones. Y si para ello ha habido que destilar la versión original de Shakespeare, despojarla de narraciones innecesarias para agilizar el ritmo de la historia, o adaptar ciertas expresiones para hacerlas rimar en nuestro idioma, se hace. Pero todo ello sin traicionar ni adulterar el espíritu original de la comedia del bardo.

A Bárbara Lluch -como a quién esto escribe-, no se le ha podido olvidar aquel Dream, la adaptación de la obra de Shakespeare de Lindsay Kemp en el teatro María Guerrero y, desde entonces, ha sabido que la condición humana es quebradiza y vulnerable. Como lo es también la de todos los personajes que pueblan este ‘Sueño de una noche de verano’ que se mueven, deambulan, duermen, sueñan y despiertan sobre o en torno a esa plataforma giratoria circular que ha diseñado Carmen Castañón, que ha iluminado Juanjo Llorens, vestidos por Clara Peluffo, que se han trasportado a mundos soñados a través de la música de Arnau Vilà, que han atravesado espacios internos y externos gracias al ambiente sonoro de Manu Solís, y que han matizado voz y verso gracias a Chelo García.

Un hermoso, divertido y fresco montaje el de Bárbara Lluch, que ha sido traído a nuestros días con numerosas citas, canciones (desde rancheras al Only you, pasando por All I Have to Do is Dream, de The Everly Brothers), gestos y guiños (duelo a muerte entre dos enamorados con espadas láser tipo Guerra de las galaxias), que hará caer en la cuenta a jóvenes y menos jóvenes –que para todos está dirigida esta versión-, que nada de lo humano nos es ajeno, y menos aún amar, desamar, sufrir o gozar.

‘Sueño de una noche de verano’

Autor: William Shakespeare

Versión: Carolina África

Dirección: Bárbara Lluch

Reparto: Mariano Estudillo, Aisa Pérez, Neus Cortès, Alba Recondo, Alejandro Pau, Víctor Sáinz, Pau Quero, José Luis Verguizas, Anna Maruny y Teresa Lozano

Escenografía: Carmen Castañón

Vestuario: Clara Peluffo

Iluminación: Juanjo Llorens

Composición musical: Arnau Vilà

Diseño sonoro: Manu Solís

Asesora de voz y verso: Chelo García

Teatro de la Comedia, Madrid

Hasta el 8 de noviembre de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios