www.diariocritico.com
El ojo, un órgano que se resiente ante una ‘nueva normalidad’ más digital
Ampliar

El ojo, un órgano que se resiente ante una ‘nueva normalidad’ más digital

jueves 19 de noviembre de 2020, 11:40h

La actual pandemia nos ha abocado a teletrabajar y a comunicarnos con nuestros compañeros a golpe de videoconferencias y correos electrónicos e, incluso, nuestro ocio se ha vuelto más digital. También es posible que nuestro hijo haya sido confinado en clase tras un caso de COVID-19 en el aula y que nos haya tocado ayudarle con las tareas a través –cómo no– de una plataforma digital.

En definitiva, estamos más a expensas que nunca de nuestros dispositivos electrónicos y esto no resulta inocuo para los ojos. Así, con más de 6 horas al día frente a las pantallas podemos empezar a acusar problemas como fatiga o cansancio visual (en un 26,1 % de los casos), dolores de cabeza (en un 17,2 %) y sequedad ocular (en un 17,9 %). No obstante, estas molestias pueden incluso ser más frecuentes entre quienes emplean gafas o lentillas.

Dicho esto, y dado que parece que poco o nada podemos hacer en algunos casos por reducir su empleo, conviene tener en cuenta ciertas medidas de protección que pueden ayudarnos a mitigar estos problemas. En concreto, los expertos recomiendan que siempre utilicemos una buena luz y que, además, procuremos establecer periodos de descanso. También podemos servirnos de lubricantes, como las lágrimas artificiales, para mejorar la hidratación ocular. Recuerda que no es adecuado prolongar el uso de pantallas cuando arrastramos un importante cansancio.

Incluso el aire acondicionado o la calefacción pueden influir en el buen estado de nuestros ojos pues favorece que surjan las molestias. Tanto es así que la visión puede incluso volverse borrosa a causa del escozor y el continuo lagrimeo. Por supuesto, someternos a una revisión oftalmológica cada dos años puede ser una manera muy eficaz de cuidar de nuestra salud ocular.

La fatiga visual no es lo mismo que vista cansada

De esta manera, evitarás sufrir fatiga visual que en ningún caso debes confundir con la vista cansada también llamada presbicia. No en vano, esta última se debe al propio envejecimiento del ojo que, con el paso del tiempo, pierde su facultad de enfoque. Así, la vista cansada comporta problemas para ver de cerca, mientras que la fatiga visual se distingue por los siguientes síntomas:

  • Sensibilidad a la luz.
  • Visión borrosa o doble.
  • Dolores de cabeza.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Ojos con picazón o ardor.

En definitiva, las pantallas parecen reclamar aún más espacio en nuestra vida por culpa de la COVID-19 y nuestros ojos sufren por ello. Por lo tanto, conviene mantenerse vigilantes con la vista y cuidarla más que nunca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios