www.diariocritico.com
Crítica de 'Hamlet': una nueva recreación genial de la portuguesa Companhia do Chapitô

Crítica de 'Hamlet': una nueva recreación genial de la portuguesa Companhia do Chapitô

domingo 22 de noviembre de 2020, 11:34h

Vuelve la lisboeta Companhia do Chapitô al madrileño Espacio Abierto Quinta de los Molinos. Esta vez con su particular versión del clásico shakespeariano ‘Hamlet’. Aunque trasladado a nuestros días, se mantiene la esencia de la tragedia clásica sobre el Príncipe de Dinamarca en donde brillan con luz propia la traición, el engaño, la venganza, el acoso, la corrupción y los juegos de poder. Vamos, que vuelve a hacerse aquí una fotografía de la vida política de cualquier tiempo y cualquier lugar, pero con un lenguaje teatral propio, muy particular, el que a lo largo de varios lustros ha conseguido hacer de la Companhia do Chapitô un referente teatral portugués dentro del teatro internacional.

En el más desolador despojo de escenografía –el escenario está absolutamente vacío de objeto o atrezzo alguno-, y con un vestuario la mar de sencillo (todos los personajes van vestidos con traje, camisa y corbata), son también los propios actores quienes hacen los efectos de sonido (ruidos de la metrópoli, helicópteros, ambulancias, parques poblados de aves, puertas giratorias, ascensores….) y hasta ponen música a capella a las escenas a través de versiones de clásicos modernos como los Bee Gees. Todo un espectáculo el construido con una profesionalidad intachable, una pasión encendida y una imaginación desbordantes por todos los componentes de la compañía que intervienen en este montaje: los fantásticos Jorge Cruz, Susana Nunes, Ramón de Los Santos y Tiago Viegas, dirigidos al alimón por José Carlos Garcia, Cláudia Nóvoa y Tiago Viegas.

Y si en su versión de Electra -por ejemplo- fueron las cucharas los objetos que sirvieron para dibujar todo tipo de elementos y atributos en escena, aquí son las corbatas, los objetos que sirven para construir con un poco de imaginación todo tipo de elementos necesarios para la creación de situaciones en las escenas planteadas: un frasco de arsénico, cruces, teléfonos, metralletas, pistolas, algodón, tiza, columpios, azadas, tacos de billar, parches de ojo, serpentinas, cinta métrica, hilo para coser, látigos, plumeros o bandas cruzadas para lucir las condecoraciones en las recepciones oficiales…

La combinación constante de juegos de palabras, onomatopeyas, teatro físico, gestual y el cambio permanente en las identidades de los personajes (todos los actores son en algún momento el Príncipe Hamlet, Ofelia, Laertes, Claudio, Horacio, Polonio o Gertrudis), y la velocidad endiablada con la que discurren las escenas hacen de la tragedia shakespeariana un espectáculo cómico, y con tintes hasta cinematográficos, increíble y logradísimo. Y es así porque no hace falta siquiera conocer el clásico del Bardo para seguir perfectamente la fábula que se propone, por un lado, ni hay confusión alguna en ella por el hecho de que sean todos los actores quienes adopten distintas personalidades a lo largo de toda la propuesta.

Hay que ponderar también el exquisito uso del idioma español por parte de los cuatro actores durante toda la obra y la utilización de guiños y giros lingüísticos locales que acercan permanentemente la escena al público. De hecho, en la función a la que acudimos nosotros -la del viernes 20 de noviembre-, era mayoría el público joven y adolescente que, además, participó activamente en la charla posterior con la compañía formulándoles todo tipo de preguntas sobre su concepción del trabajo teatral, su modo de trabajo y sus proyectos de futuro. Tanto en escena, como en el coloquio posterior queda de manifiesto que en la marca Companhia do Chapitô no hay cabida para el ego personal de actores y resto del equipo artístico, que sus creaciones son colectivas y que, si no fuera así, la compañía perdería sus señas propias de identidad.

Una vez más (¡y van…!), nos quitamos el sombrero para saludar y seguir disfrutando de un trabajo teatral impecable y una forma personal y divertidísima de abordar el hecho teatral que, sin duda alguna, está atrayendo permanentemente nuevos espectadores allá por donde pasa la compañía (Brasil, Cabo Verde, China, Colombia, Eslovaquia, España, Finlandia, Francia, Irán, Italia, Noruega, Suecia, Argentina…). Imprescindible, personalísimo y desternillante este ‘Hamlet’ de Do Chapitô.


'Hamlet'

De W. Shakespeare

Creación colectiva: Companhia do Chapitô

Dirección: José Carlos Garcia, Cláudia Nóvoa y Tiago Viegas

Interpretación: Jorge Cruz, Susana Nunes, Ramón de Los Santos y Tiago Viegas

Dirección de producción: Tânia Melo Rodrigues

Diseño de luces: José Carlos Garcia

Operador de luz de Chapitô: Saturnino Rodrigues

Operadores de luz en gira: Samuel Rodrigues y Paulo Cunha
Vestuario: Teresa Machado
Diseño gráfico: Sílvio Rosado

Comunicación: Cristina Carvalho y Ana Campos

Fotografía: Sílvio Rosado y Susana Chicó
Vídeo: Joana Domingues y Bruno Gascon

Distribución: César Arias MARMORE

Espacio Abierto Quinta de los Molinos, Madrid

20, 21 y 22 de noviembre de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios