www.diariocritico.com
'Miguel de Molina al desnudo': emocionante rescate de la figura del cupletista

'Miguel de Molina al desnudo': emocionante rescate de la figura del cupletista español por un inmenso Ángel Ruiz

lunes 07 de diciembre de 2020, 10:59h

El teatro Infanta Isabel de Madrid recupera el montaje ‘Miguel de Molina al desnudo’ que, como el Guadiana, intermitentemente devuelve al público una bellísima y emocionante propuesta que rescata la inmensa figura de Miguel de Molina (1908–1993), el popular artista español que, por un lado, rescató la copla del ámbito femenino y, por otro, la trasladó de los patios de vecindad, los lupanares y los cafés cantantes a los escenarios de los teatros. Tuvo tanto éxito en España como en Argentina o en México. Este espectáculo revive aquella época a través de Angel Ruiz, un asombroso, magnífico actor e intérprete que mantiene al público absolutamente embebido y embelesado metiéndose en el alma de Miguel de Molina durante más de hora y media en un espectáculo lleno de duende, y acompañado al piano por un estupendo músico, César Belda.

Cupletista, tradicional y vanguardista a la vez y, además, homosexual, Miguel de Molina era tremendamente popular desde los años 30 del siglo pasado. Hombre de izquierdas, los vencedores de la Guerra Civil no se lo pusieron fácil sino todo lo contrario, así es que se vio obligado a emigrar a Argentina poco después de terminada la contienda civil tras pasar varios meses de cárcel en las prisiones franquistas. De nada le valió haber sido admirado, entre otros personajes, por Rafael de León, Manuel de Falla o Federico García Lorca.

El montaje sitúa a Miguel en una hipotética rueda de prensa tras un retorno a España que, en realidad, nunca sucedió porque la única ocasión en la que el artista volvió a su España natal fue con ocasión de la muerte de su madre a finales de los años 50. Allí, el artista de origen malagueño se enfrenta al cuarto poder, la prensa, para lanzar su verdad en torno a todo lo que tuvo que vivir. Desde su infancia, llena de pobreza y necesidades en Málaga y Sevilla, de sus primeros contactos con el mundo de la farándula, su primer encuentro con Lorca, de sus éxitos en Barcelona o de su detención y tortura cuando, pasada la Guerra Civil, y actuando en el Pavón de Madrid, fue llevado a los Altos de la Castellana para infligirle una paliza “por maricón y por rojo”. Y también de su gran éxito en México y Argentina, en cuyo cementerio de La Chacarita descansa para siempre.

Las facultades de Ángel Ruiz como actor, bailaor y cantante son portentosas. Cuidadosamente maquillado, tocado en toda la primera mitad del espectáculo con el famoso sombrero cordobés -que tanto el artista como el actor llevan un poco echado hacia atrás y ladeado a la derecha-, con sus dedos repletos de sortijas brillantes, y con un vestuario llamativo y de aires andaluces (divina, como siempre, Guadalupe Valero), con gracia y desparpajo, Ángel Ruiz se mete realmente en la piel de Miguel de Molina para ir desgranando poco a poco todos los bulos y las mentiras que el régimen fue creando en torno a su figura. Con acento malagueño y, en ciertos giros, mezclado también con el argentino, Ruiz interpreta también con tanto sentimiento como hondura algunos de los éxitos icónicos de Miguel de Molina: Ojos verdes (“Ojos verde, verdes / con brillo de facas /que s’han clavaíto en mi corazón…”), La bien pagá’ (incluso se da el lujo de ofrecer una logradísima versión swing en inglés…), o la graciosísima Soltera pa’toa la vida.

En medio de una sencilla escenografía ideada por Lúa Testa (un baúl y el piano que tan estupendamente maneja César Belda), Juanjo Llorens ha diseñado una luz magnífica que traslada al espectador a los años 40 con sus luces y sus sombras, y Mona Martínez ha pensado la coreografía que con tanto arte interpreta también Ángel Ruiz. El espectáculo, que puede parecer modesto a priori, es un inmenso homenaje a una figura excelsa de la copla española, levantado con un cariño y una profesionalidad intachables como merece la figura de Miguel de Molina, un artista y un hombre ejemplar. Una lección de teatro musical español.

‘Miguel de Molina al desnudo’

Dirección: Félix Estaire

Reparto:

Intérprete: Ángel Ruiz

Pianista: César Belda

Dirección Musical: César Belda
Ayudante de dirección: Elisa Levi
Iluminación: Juanjo Llorens
Escenografía: Lúa Testa
Vestuario: Guadalupe Valero
Coreografía: Mona Martínez
Producción Ejecutiva: Elisa Fernández/Jair Souza-Ferreira
Dirección Técnica: Alfonso Ramos
Dirección de Producción: Miguel Cuerdo
Diseño de Cartel y Fotografía: Javier Naval

Teatro Infanta Isabel, Madrid

Hasta el 19 de diciembre de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios