www.diariocritico.com
¿Por qué no se ha expuesto deliberadamente a los voluntarios de las vacunas al coronavirus?
Ampliar
(Foto: Comunidad de Madrid)

¿Por qué no se ha expuesto deliberadamente a los voluntarios de las vacunas al coronavirus?

martes 12 de enero de 2021, 14:22h

Con el coronavirus la información y el interés por las vacunas han aumentado muchísimo y hemos conocido más en profundidad cómo funcionan los ensayos clínicos hasta desarrollar una vacuna eficaz así como los protocolos y requisitos sanitarios para que salga al mercado.

Las vacunas llevan con nosotros muchos años (por suerte) pero la pandemia de coronavirus las ha puesto en la palestra informativa y, aunque ya son viejas conocidas, el interés por cómo se desarrollan es máximo. Seguramente muchos penséis que una vez se ha creado una vacuna se expone deliberadamente a los voluntarios/sujetos al virus en cuestión para comprobar su eficacia, pero, ¡en realidad no es así! No existe una exposición tal y como muchos imagináis. Desde Maldita.es explican por qué no se expone a los voluntarios de las vacunas al coronavirus deliberadamente y cómo es en realidad el proceso.

Los voluntarios sufren una exposición normal al coronavirus, no se les inocula tras la vacuna

Margarita del Val, una viróloga experimentada del CSIC, ha confirmado a Maldita.es que las diferentes compañías como Pfizer o Moderna, no han expuesto al virus a sus voluntarios sanos. ¿Y entonces cómo se mide la eficacia? Sonia Zúñiga, otra viróloga, ha explicado que en los ensayos de la vacuna del coronavirus lo que se hace es que, una vez administrada la vacuna a los sujetos, estos vuelven a su hábitat natural, es decir, hacen vida normal. Normalmente en zonas con incidencias altas del coronavirus para comprobar después cómo se ha comportado la vacuna y su grado de eficiencia.

Por ello, subraya, los ensayos clínicos no tienen una fecha clara de finalización, pues no se puede saber cuándo se dispondrá de un número considerable de casos para que los datos obtenidos sean relevantes. También destaca que como los voluntarios viven con normalidad, no todos tienen la misma vida, es decir, unos tendrán más responsabilidad frente a las medidas contra el coronavirus, otros serán más irresponsables, algunos harán más vida social, otros menos...etc. Por ello es necesario que los ensayos cuenten con muchos participantes, para que así el muestreo sea más amplio, los resultados más cercanos a la realidad y se pueda disminuir esa variabilidad.

Cuando se cruzan la ética y la ciencia

Exponer deliberadamente al patógeno a los sujetos se denomina ensayo de provocación, algo nada desconocido en el ámbito científico pero que, por lo menos en el caso de la vacuna del coronavirus no se ha utilizado en ningún ensayo, así ha informado Isabel Sola, viróloga del Centro Nacional de Biotecnología. Sola señala que este tipo de ensayos pueden ser éticamente cuestionables ya que, en el caso del coronavirus, se trata de un virus "altamente patogénico" y no existe ninguna terapia eficaz para aplicar en caso de una "infección severa". Recalca que en este caso, "es dudoso que el beneficio exceda al riesgo".

Los ensayos de provocación se han utilizado en la ciencia para el desarrollo de vacunas u otros fármacos, pero siempre vienen acompañados de polémica dadas las implicaciones bioéticas y biosanitarias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios