www.diariocritico.com

Ayuso, Iglesias... Madrid

martes 16 de marzo de 2021, 12:56h

Poco podía imaginar Inés Arrimadas las consecuencias tan sorprendentes como determinantes que iba a tener la jugada de Ciudadanos en Murcia.

De una semana para otra, hemos pasado del todo va bien, este acuerdo es sólido aunque no podamos disimular lo mal que nos llevamos (Ayuso y Aguado) a enseñar los dientes y la artillería pesada. Tan pesada como el mismísimo vicepresidente del Gobierno de la nación... Porque Madrid no es cualquier plaza y en ese ahora o nunca de Ayuso también se ha debido de ver reflejado Pablo Iglesias en pleno declive de su formación, según las encuestas, y aburrido de aburrirse como vicepresidente del Gobierno.

Madrid bien vale un vicepresidente. Y eso empodera aún más a la presidenta en funciones, quien se ha erigido como salvadora de la nación (España le debe una, según afirmó ayer, por sacar a Iglesias del Ejecutivo), y refuerza la tesis de que su ambición se sitúa algo más a noroeste de Sol.

Mientras, Aguado sigue en shock destilando despecho, a Gabilondo le han vuelto a pasar por la izquierda y Más Madrid se ha quedado con cara de niño al que le han robado la merienda. Como Isa Serra. La única que está contenta es la líder regional de Vox, Rocio Monasterio, que está deseando darle lo suyo al de Podemos en contienda electoral.

Decía este lunes Ayuso que esto va de elegir entre comunismo y libertad y que para evitar que los comunistas gobiernen los designios de los madrileños las derechas deber unirse en una candidatura única liderada por ella misma, entendemos. Igual que Iglesias, que también ha propuesto una candidatura de consenso aunque Más Madrid ya ha declinado la invitación. O lo que es lo mismo, han intentado volver al juego original de izquierdas y derechas (cambiando al PSOE por Podemos). Los actores principales de esta función se resisten aún a volver al bipartidismo pero saben tras probar esta nueva fórmula que trocear demasiado el pastel es malo para todos los comensales, se quedan con hambre. Aunque es bastante improbable que ninguno de los dos logre la ansiada mayoría absoluta que les exima de negociar con los demás.

¿Y después? ¿Se quedará Pablo Iglesias en la Comunidad de Madrid gobernando o haciendo oposición después de haber formado parte del Olimpo o volverá de nuevo a dar la batalla por arrebatar el sillón a Sánchez? En menos de dos meses lo sabremos.

Vamos a necesitar una libreta para tanta porra. Y pensábamos que iban a ser unos comicios aburridos...

María Cano

Directora de Madridiario.es

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios