www.diariocritico.com
Alguien engaña al Presidente

Alguien engaña al Presidente

De pronto, sin que medie razón alguna, el presidente Evo Morales fue presentado la semana pasada en una conferencia de prensa para hablar sobre las inversiones petroleras de este año.

Era ampliamente conocido que las inversiones llegarían a 311 millones de dólares, que es el monto aprobado por YPFB en los plazos legales, entre el 20 de noviembre y el 10 de diciembre. Pero alguien le pidió al Presidente que hable de una cifra mayor, superior a los 1.200 millones.

¿Por qué lo han hecho?

Las sospechas abarcan un espectro muy amplio. Alguien estaría tratando de poner en ridículo al Presidente, haciendo que sume peras con manzanas.

Según las cifras aprobadas por YPFB, este año, las empresas petroleras destinarán 594 millones de dólares a gastos de mantenimiento y operación (Opex) e invertirán —lo que se llama inversión— en exploración y en explotación 311 millones (Capex). La suma de esas dos cifras da 905 millones, pero no es correcto hacer esa suma.

Otra sospecha es que el Gobierno nacional necesita dar alguna explicación a Argentina, ya que no le da gas natural. El año 2007, Bolivia debía haber enviado 4,6 millones de metros cúbicos diarios, pero el promedio apenas llegó a 2 millones. El accidente producido en San Alberto, en agosto pasado, obligó a reducir ese volumen, además de cerrar las válvulas de la tubería que va a Cuiabá. Y este año, el volumen acordado en el contrato es de 7,7 millones, meta que ya se está incumpliendo.

Los argentinos tienen motivos para estar disgustados con el Gobierno boliviano, sobre todo después de que el ministro Carlos Villegas dijo que para YPFB las exportaciones a ese país estaban en tercer lugar de las prioridades, después del mercado interno y de las exportaciones a Brasil.

En septiembre, funcionarios del Ministerio de Economía de Argentina observaron que Bolivia estaba incumpliendo el contrato y preguntaron por qué no se aplicaba la cláusula “deliver or pay”. La empresa Enarsa difundió entonces un comunicado en que negaba las versiones sobre el cobro de una multa por 11 millones de dólares por el incumplimiento de las exportaciones en septiembre.

Pero la crisis argentina se ha agravado. Este año comenzó una política de racionamiento, además de un ahorro intensivo, que incluye el cambio del huso horario y el reemplazo de 25 millones de focos eléctricos por otros que ahorran energía.

El mensaje de este monto inflado sería para Argentina, un mensaje de consuelo, y las seguridades de que se está haciendo algo para resolver el problema de la producción insuficiente. Y también sería para los bolivianos, como las 120 empresas alteñas que no reciben el volumen que necesitan para operar.

Y, finalmente, está la sospecha de que el monto de la inversión fue inflado por los anuncios de último momento hechos por el presidente Lula da Silva sobre las inversiones que haría Petrobras. Pero son montos muy inciertos y llenos de imponderables. Lula habló de 1.000 millones pero José Sergio Gabrielli, presidente de Petrobras, dijo que sólo serían 230 millones.

No es correcto que se use al Presidente para decir cosas dudosas. Es un buen comunicador. El mejor que tiene el Gobierno. Pero habría que cuidar ese capital. No habría que exponerlo a hacer el ridículo.
 
 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios