www.diariocritico.com

Francia 2008: ¿ganar más o vivir mejor?

    Tras un mensaje de fin de año que duró tan solo nueve minutos y que nos supo a poco,  el omnipresidente Sarkozy -que ha dado mucho que hablar con su viaje a Egipto en compañia de Carla Bruni-  se acaba de explicar  durante dos horas y quince minutos  en una multitudinaria conferencia de prensa sobre sus intenciones públicas y privadas para el 2008. Seis cientos periodistas acudieron a esta rueda de prensa de la “rentrée”,  pasada ya la tregua navideña.

   La conferencia se ha celebrado en el momento en que los sondeos son por primera vez desfavorables al Presidente francés desde su elección en mayo pasado.   En ocho meses Sarkozy pasa por primera vez por debajo de la barra del 50 % de satisfechos, y más del 60 % de las personas consultadas afirman que no tienen confianza en él para mejorar la carestia de la vida, aunque la mayoría sigue pensando que con su presidencia se ha mejorado la imagen de Francia en el extranjero. 

   Si hoy ha anunciado su próxima boda con Carla Bruni, para gran regocijo de la prensa del corazón,   de su divorcio con la opinión dejan constancia en cambio dos encuestas publicadas por “Le Parisien” y “Liberation”.   La prensa esperaba hoy también y sobretodo  explicaciones del Presidente sobre como combatir la carestia de la vida y mejorar el nivel de vida de los franceses, pero Sarkozy ha evitado el bulto, afirmando - eso sí- que en 2008 espera terminar con la semana laboral de 35 horas vigente en Francia. La declaración ha provocado aquí la indignación de las organizaciones sindicales, que denuncian su tentativa de regresión social y defienden  la duración legal de la semana laboral.  Lo más probable es pues que haya pronto luna de miel con Carla Bruni, y luna de hiel con los franceses dispuestos a defender su nivel de vida y sus salarios. 

   De este lado de los Pirineos, el lema que marcó la victoria presidencial del derechista Nicolas Sarkozy fué en el 2007 « Trabajar más… para ganar más », convencido el jefe del Estado de que la mayoria que le votó comparte tan machacona consigna y que están todos dispuestos a echar la hiel.   Ahora, Sarkozy persiste y firma.  El problema es que el 47 % de franceses que no le votaron no toman como axioma tan atrevida afirmación. Y si quiere gobernar como presidente de todos los franceses, deberá en algún momento cesar su hiperactiva post-campaña electoral, y negociar... como está negociando todavia con los ferroviarios.

    Es verdad de perogrullo que todo bicho viviente quiere ganar mas en su trabajo cotidiano, pero menos evidente es en cambio que todos quieran ganar más a cualquier costo o sea como sea.   La filosofia de vida y la opción de sociedad que permitió aplicar la semana laboral de 35 horas en Francia, se basa en una realidad un poco diferente.    Los franceses que disfrutan hoy de dias de descanso compensatorio o RTT en virtud de esa legislación laboral, están muy satisfechos con gozar de su tiempo libre, que les ha permitido ocuparse mejor de sus familias y mejorar su calidad de vida. Pero esto es cierto  sobretodo en aquellos sectores de la población que ganan más que el escaso salario mínimo.

    La opción de sociedad que representa el lema sarkozysta se reduce a considerar el dinero y el ganar más para consumir mas, como única expresión de la felicidad humana. ¿Pero y si el axioma resultara un silogismo en nuestra desarrollada sociedad? ¿Y si el consumo a ultranza de esta sociedad economicamente globalizada fuera tan sólo un espejismo virtual de la felicidad humana?

     Mas allá de la utopica reflexión de este cronista, que lleva demasiada ética en el cuerpo como para hacerse rico, la realidad de este comienzo de 2008 en Francia como en España es la carestia de la vida, los aumentos de precios, como llegar hasta fin de mes y ahi es donde encuentra caldo de cultivo la filosofia del beneficio y del consumo a ultranza, pero también su contrario.   Esperemos que pasadas las elecciones municipales de marzo, la izquierda francesa encuentre en sus filas un lider capaz de proponer pues una altenativa de sociedad al hiperactivo Sarkozy, que muestra una vez mas  ser muy habil en la comunicación, pero que en ocho meses de poder no ha aportado ninguna solución milagrosa, dejando aparte lo que ya todos llaman aquí la “people”ización de la política francesa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios