www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Amor, amor, catástrofe. Pedro Salinas entre dos mujeres': imposible elegir

Crítica de la obra de teatro 'Amor, amor, catástrofe. Pedro Salinas entre dos mujeres': imposible elegir

martes 11 de mayo de 2021, 16:06h

La intensa, apasionada y oculta relación que el poeta de la Generación del 27 Pedro Salinas (1891-1951), mantuvo con Katherine Whitmore, una estadounidense profesora de español, es el punto de partida del hermoso texto dramático escrito por Julieta Soria, que dirige con mano sutil y poética Ainhoa Amestoy y que materializan con primor en escena tres estupendos actores Juan Cañas (Pedro Salinas), Lidia Navarro (Katherine Whitmore) y Lidia Otón (Margarita Bonmatí). El medido, lleno de matices y delicado espectáculo puede verse en la sala Margarita Xirgu del Teatro Español de Madrid hasta el próximo día 23 de mayo.

Esa doble relación amorosa del poeta se descubrió a raíz de que en 1979 –casi treinta años después de la muerte de Salinas-, la Houghton Library de la Universidad de Harvard recibiese una misteriosa donación a través de un paquete rotulado «Cartas de Pedro Salinas a Katherine Whitmore». Contenía la indicación expresa de no abrirse hasta pasados veinte años. Al cumplirse el plazo exigido por el o la misteriosa donante, junto con las cartas salió a la luz pública el apasionado y apasionante amor oculto entre el poeta español y la profesora norteamericana.

El triángulo entre ambos y la mujer de Salinas se materializa en escena con hermosísimas, aunque siempre contenidas notas musicales de Blanca Trabalón (piano) y Juan Cañas (guitarra), en una escenografía de Paula Castellano y Estival Producciones, sobre idea original de Elisa Sanz (varias mesas y sillas polivalentes repartidas por todo el escenario), y con la matizada iluminación de Marta Graña y el vestuario de época que firma la Sastrería Cornejo. El equipo artístico, a las órdenes de Ainhoa Amestoy dinamiza y dota de una gran intensidad la dramática vida de los tres personajes.

Aunque Pedro Salinas publicó su primer libro de poemas (Presagios) en 1924, no sería hasta 1933 cuando el poeta alcanzase su madurez literaria con uno de los libros de amor más intensos y sentidos de la lírica española del siglo XX, La voz a ti debida, atravesado por una ardiente profundización de la experiencia amorosa con Katherine Whitmore. Después vendrían Razón de amor (1936), libro poseído también de pasión e inquietud, para terminar la trilogía con Largo lamento (1939). Las relaciones extramatrimoniales con la profesora hacen que la poesía de Salinas zozobre entre el desorden, la oscuridad y el caos y que sólo ella, la poesía, sea capaz de modificar la percepción de una realidad, que cambia incesantemente.

La propuesta dramática se centra esencialmente en las diversas etapas de la pasión vivida entre Katherine y Pedro, que Juan Cañas y Lidia Navarro interpretan con verdad. Pero posiblemente sea la intensa zozobra interior, el desgarro que sufre Margarita Bonmatí –que le conduce incluso a un intento de suicidio-, quien lleva a Lidia Otón a brillar con luz singular en su interpretación del personaje.

La historia tejida en escena por Ainhoa Amestoy está contada con todo tipo de recursos escenográficos (una luz encendida o la frecuente modificación del mobiliario bastan para cambiar la localización de la acción), para captar la intensidad de la relación y para trasmitirla del modo más eficaz al patio de butacas. Lo consigue porque, una vez terminada la función, el público aplaude emocionado y, yo diría que incluso comprensivo con un hecho en el que manda el corazón y contra el que nada puede hacerse. Como bastantes años después dirían Diego el Cigala y Bebo Valdés en Corazón loco, “cómo se pueden querer dos mujeres a la vez”. Muy interesante y revulsiva propuesta para volver a abrir acto seguido y con mayor delectación, si cabe, cualquiera de los libros de poemas de Salinas.

‘Amor, amor, catástrofe. Pedro Salinas entre dos mujeres’

Texto: Julieta Soria

Dirección: Ainhoa Amestoy

Reparto: Juan Cañas, Lidia Navarro y Lidia Otón

Escenografía: Paula Castellano y Estival Producciones, sobre idea original de Elisa Sanz

Iluminación: Marta Graña

Vestuario: Sastrería Cornejo

Música y espacio sonoro: Blanca Trabalón (piano) y Juan Cañas (guitarra) sobre composiciones de Fats Waller, Máximo Díaz de Quijano y otros

Una producción de Ainhoa Amestoy y Alejandro de Juanes Estival Producciones

Teatro Español, Madrid

Hasta el 23 de mayo de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios