www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Si esto es un hombre': ¡Dios mío, que no se repita!

Crítica de la obra de teatro 'Si esto es un hombre': ¡Dios mío, que no se repita!

lunes 27 de septiembre de 2021, 13:11h

Un documento autobiográfico, ‘Si esto es un hombre’ (1947), firmado por Primo Levi (1919-1987), novelista, ensayista y científico italiano, superviviente del campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, es probablemente el mayor grito de dolor frente a la barbarie nazi y, al mismo tiempo, un alegato en pro de lo esencial de cualquier ser humano, su dignidad.

‘Si esto es un hombre’, ha sido ahora trasladado a la escena por Carlos Álvarez-Ossorio, que firma la versión, dirige e interpreta la pieza. El resultado es una propuesta excepcional, cuidadísima en todos sus aspectos dramatúrgicos, en la que Álvarez-Ossorio traslada al escenario todo el horror, la miseria y la degradación que implantó a la fuerza el régimen nazi contra todo aquel que no formase parte de lo mejor de lo mejor de la raza aria (judíos, gitanos, personas con discapacidad, homosexuales, comunistas o mujeres…).

Ha podido verse durante solo unos días en el madrileño Teatro del Barrio, pero es tan urgente como necesario que una pieza así encuentre rápidamente acomodo para una estancia mucho más prolongada en este o en otro escenario madrileño.

“Si callamos, ¿quién hablará?”, decía y se decía Levi. Gracias a Dios no lo hizo y así hemos podido conocer de primera mano hasta dónde es capaz de llegar el hombre para degradar a sus semejantes, para hundirlo en la miseria más absoluta, para despojarlo de cualquier atisbo de humanidad, de trasladarlo hasta límites inimaginables. Pero también, y al mismo tiempo, de conocer su capacidad de resistencia, su deseo de regeneración, de volver a sentirse hombre junto a otros hombres para volver a enarbolar la bandera de la libertad, de la justicia y de la igualdad. Nadie es más que nadie.

El trabajo que muestra Álvarez-Ossorio sobre el escenario es inolvidable. Un hombre escuálido, casi esquelético, primero pobremente vestido y luego recogido sobre sí mismo en la más absoluta desnudez, ocupa durante hora y media un espacio, totalmente vacío –apenas una humilde silla en uno de sus extremos, y una pantalla al fondo-, para dejar sin aliento al público, que asiste con un respeto y un silencio reverenciales al relato autobiográfico de Primo Levi, encarnado aquí por el magnífico artista gallego. Y digo artista porque el término engloba su labor como actor (excelente, magistral), como de director (meticulosa, milimétrica, redonda), o de adaptador literario (la esencia del libro de Levi ha quedado aquí reflejada con absoluta fidelidad).

Sería también injusto no citar aquí al extraordinario equipo artístico que lo arropa. Comenzando por Juan José Villanueva, dramaturgista y asesor de interpretación; Alfonso Hierro-Delgado, asesor de Alemán y de Cuerpo; Violeta Martínez, diseñadora de la poética luz del montaje, y Pablo Nieves, estupendo barítono.

Y, a pesar de un escenario vacío, por él vemos transitar los trenes hacinados, la progresiva despersonalización de los prisioneros de Auschwitz-Birkenau, su hambre y su sed, sus letrinas abiertas a la mirada de todos y rebosantes de heces y orines, la cruel segregación (aquí los más fuertes, allí los inútiles…), la desnudez generalizada, los rapados sin compasión, el maltrato como lema, las cenizas de los cadáveres incinerados en el crematorio… Pero también la luz de la bondad de Lorenzo, un albañil asalariado del campo de concentración, que arriesga mucho pero no duda en ayudar a Levi en todo lo que puede. Y, a través de ese gesto profundamente humano, reaviva en el italiano prisionero su vieja y honda bonhomía.

Todo esto es capaz de hacerlo solo ante el peligro, ante un público respetuoso en extremo y encogido de dolor y de horror ante la serena, profunda y desgarrada palabra del alter ego de Levi, Carlos Álvarez-Ossorio, un actor excepcional que acepta el reto de llevar a escena un texto fundamental para revivir y conocer las miserias del nazismo setenta y cinco años después de la liberación de Auschwitz: “Nunca hagáis con nadie lo que a nosotros nos han hecho aquí”.

Una propuesta ejemplar y absolutamente imperdible.

‘Si esto es un hombre’

Autoría: Primo Levi (versión de Carlos Álvarez-Ossorio)

Dirección: Carlos Álvarez-Ossorio

Intérprete: Carlos Álvarez-Ossorio

Dramaturgista y Asesor de Actuación: Juan José Villanueva

Asesor de Alemán y de Cuerpo: Alfonso Hierro-Delgado

Barítono: Pablo Nieves

Diseño de iluminación y técnica: Violeta Martínez

Fotografías: Álvaro Rodríguez Galán
Distribución: Carlos M. Carbonell

Teatro del Barrio, Madrid

Del 22 al 26 de septiembre de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios