www.diariocritico.com

Diplomacia soft

lunes 06 de diciembre de 2021, 11:13h

Me permito utilizar un anglicismo, muy de moda, por cierto, para describir lo que está ocurriendo entre España y Marruecos en las últimas semanas. La superación de la crisis entre los dos gobiernos parece que es cosa de poco tiempo, el papel que ha resultado de las negociaciones entre representantes de ambos países está ya en la mesa de las más altas instancias y, aunque ocurren algunas tiranteces como la pequeña piscifactoría que Marruecos quería instalar en aguas de las islas Chafarinas, los intereses en juego entre los dos vecinos tienen una dimensión mucho más relevante para que ese tipo de situaciones puedan retrasar el paso definitivo que de por zanjada la crisis. Hablaba de diplomacia soft, un término que es ampliamente utilizado a la hora de emprender nuevos negocios, relaciones inéditas como adelantó el propio rey de Marruecos Mohamed VI.

Por Madrid, en los últimos días ha pasado personalidades relevantes de la política marroquí. No ha sido por encuentros bilaterales, se ha tratado de eventos internacionales, pero aquí han venido a la Asamblea de la Unión Interparlamentaria el presidente de la Cámara de Representantes de Marruecos, Rachid Talbi Alami, y el de la Cámara de Consejeros, Naama Mayara. El evento ha contado con la intervención del rey Felipe VI y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La delegación parlamentaria marroquí mantuvo diversos encuentros con representantes de varios países en los que defendieron los intereses supremos del Reino, poniendo como prioridad la defensa de la soberanía marroquí sobre el Sáhara, así como el avance del proceso democrático en el país. El comunicado marroquí era bien elocuente y no hubo nada que impidiera que se realizaran ese tipo de actividades políticas.

Algo muy parecido ha ocurrido con la celebración de la Asamblea de la Organización Mundial del Turismo. El lugar debía ser Marrakech, pero la incidencia del covid lo impidió y se buscó otra ciudad. España, Madrid, respondieron con agilidad y rapidez y la cita anual del turismo mundial se celebró en Madrid con la intervención del rey Felipe VI y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Y por supuesto, con el trabajo en común de los ministerios de Turismo de España y Marruecos.

Las dos ministras coincidieron en la cena de gala organizada por Marruecos en Madrid y tanto Reyes Maroto como Fatima Zahra Ammor no tuvieron el más mínimo reparo en posar juntas a petición de este periodista y señalaron que estaban dispuestas a realizar las gestiones oportunas que ayudaran a superar la crisis. Si la situación no estuviera en unos parámetros cercanos a recuperar las relaciones, abrir las fronteras en Melilla y Ceuta, acordar las aguas jurisdiccionales en Canarias y el conflicto del Sáhara, no hubiéramos tenido en Madrid estos actos de Diplomacia soft.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios