www.diariocritico.com
Sabotearon el show

Sabotearon el show

Cuando todo parecía perfecto con la liberación-show de los excongresistas colombianos secuestrados y maltratados por las FARC durante más de seis años, a Lina Ron y a Pedro Lander, se les ocurrió invadir el Palacio Arzobispal y a un centenar de camisas rojas llegarse hasta los predios de Globovisión para entregar un documento agresivo contra la planta, rayar con grafitis sus muros y hacer el escándalo acostumbrado con motos y gritos destemplados.

Al mismo tiempo, el Presidente Chávez recibía en Miraflores a los cuatro rehenes de las FARC dentro de un ambiente cálido y perfecto en el que se escucharon las voces agradecidas de quienes nunca pensaron en la ansiada libertad .

Mezquino sería no conceder méritos al equipo que hizo posible este operativo , como es mezquina la crítica de quienes han enfilado sus dardos hacia los familiares de los secuestrados por su estancia en Venezuela sufragada por el gobierno. Creo que el gobierno ha cumplido con el trabajo de llegar hasta el final, ofreciendo garantías a un grupo de mujeres y hombres que durante años esperaron este momento que no fue del todo feliz para Gloria Polanco, a quien las propias FARC, asesinaron a su esposo en un atentado.

En la entrega de los rehenes se comprobó nuevamente la relación de amor entre los militantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la senadora Piedad Córdoba y el ministro Rodríguez Chacín. En esta oportunidad se apagó el audio para que no quedaran en el aire las conversaciones entre los dos frentes, pero se escuchó a un guerrillero cuando afirmaba que ningún rehén sufría maltratos en la selva como aseguraban los medios y bastaba ver el estado físico del ex senador Gechem y las declaraciones de sus compañeros en los que se aseguraba que Ingrid Betancourt, prácticamente se está muriendo, para desmentir al rebelde.

Sin Chávez, plomo

En cuanto a los desmadres de Lina Ron y a las desagradables visitas de las hordas rojas , en uno de los días más felices para Chávez, como fue el de enfrentar a Uribe, para que vaya tomando acciones de paz, hay mucha tela para cortar. El Presidente , al desaprobar a los "anárquicos" como han sido bautizados, les pidió "coger mínimo" a través de la tribuna más virulenta y fanática de la televisión oficial como es "La Hojilla".

Desde allí los conminó "a guardar la cordura y la compostura revolucionaria", palabras que seguramente no aprobarán, porque ha sido él, su Comandante , quien siempre les ha hablado de guerra, de violencia, de patria o muerte, de empellones, de armas, de fanatismo. No es malo matar cuando se tiene hambre dijo en una oportunidad.

Si quieren guerra, tendrán guerra. Aún se escuchan los gritos de guerra de Barreto, Rangel, Bernal llamando a la gente de los barrios para que bajaran a defender al Comandante con armas y palos, para caerle a los opositores.

La violencia, genera violencia y ahí están listos los ejércitos de los "anárquicos" para lanzarse a la calle y generar caos. . Ya Lina Ron anunció que Globovisión es un objetivo de la revolución. En su verbo particular y escatológico, insultó al periodista Rafael Fuenmayor y lanzó toda clase improperios contra el imperio, la oligarquía y los medios, ayudada por esa joya de la esquizofrenia que es Pedro Lander. " Con Chávez todo, sin Chávez plomo", fue su gran consigna.

La carta de Farruco

Un poco tarde, leo la carta que Farruco Sesto enviara a Joan Manuel Serrat, molesto porque su nombre aparecía en el documento firmado por numerosas personalidades para apoyar a Alejandro Sanz, vetado por el entonces Ministro de Educación Superior, quien abiertamente dijo que en el Poliedro no podía presentarse el cantante por haberse expresado mal del Presidente Chávez.

Farruco confiesa que con esa carta se sacó una piedrecita del zapato y en un arrebato de jalabolismo le relata de qué manera en Venezuela se ha desatado una campaña mediática contra la revolución :Yo quiero explicarte bien este caso. Por un lado, para que conozcas la verdad. Y por el otro para poder seguir disfrutando de tus canciones sin sentir un mal sabor, una amargura, en el alma.

Es por mí, por quien lo hago. Perdóname esa, escribe Farruco. Admite que la Cámara Municipal del Municipio Libertador declaró a Alejandro Sanz persona no grata. Bueno, la vida es así. Donde las dan, las toman, explica al final Farruquito.

Y sigue: Bueno, la verdad, Joan Manuel, es que ni Chávez ni nadie aquí se mete con los intelectuales, ni con los artistas ni con ninguna persona en particular por sus ideas o sus creaciones, cierra o se multa un periódico, se prohíbe un partido o se enjuicia a unos muchachos por quemar una fotografía en público.

Además de Fabiola Colmenares, docenas de libreros, actores de teatro e intelectuales, Joan Manuel Serrat debe estar muriéndose de risa.

No jodas, Farruquito.

Mariahé Pabón
[email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios