www.diariocritico.com
El chocolate de Bermejo

El chocolate de Bermejo

lunes 07 de abril de 2008, 12:56h
TITO B. DIAGONAL
Barcelonés de alta cuna y más alto standing financiero, muy apreciado en anteriores etapas de este diario, vuelve a ilustrarnos sobre los entresijos de las clases pudientes.
Sí, las órdenes de María Teresa Fernández de la Vega se cumplieron este finde a rajatabla. El ministro en funciones (mañana, tarde y noche) de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, Follonero Mayor del Reino, vivió un auténtico tour de force con los representantes sindicales de los funcionarios judiciales en huelga y tanto el uno como los otros acabaron pasando por el aro pactista ayer domingo. Aumento lineal de 190 euros mensuales para todos (los funcionarios pedían 200) y victoria de 10 euros mensuales para el ministro en funciones… O sea, amadísimos, globalizados, megaletileonorisofiados y bermejeados niños y niñas que me leéis, que todos descontentos. Algo así como el “ni para ti, ni para mí”.

Claro que Fernández Bermejo, que hasta el sábado no se había reunido para nada con los representantes sindicales de los huelgueros judiciales, puede ronear de haberse salido con la suya. Los funcionarios no se levantaron de la mesa de negociaciones con los 200 euros mensuales de aumento que pedían. El ministro les levantó diez euros mensuales (140 anuales, por aquello de las 14 pagas), con lo que Fernández Bermejo puede lucir un ahorrito, sólo en el próximo ejercicio de 840.000 euros. Es el chocolate de Bermejo. Mucho más grande, por cierto, que el del loro de la frase hecha. Como que la cantidad ahorrada, que le permite salvar la cara al ministro en funciones, permite hasta construir un palacete a base de onza de chocolate, algo así como la mansión de la bruja del bosque, la que se quería merendar a Hansel y Gretel.

Curioso tipo el tal Fernández Bermejo. Viene de la carrera fiscal y, a decir de todos, incluyendo los militantes del socialisterío patrio, es un broncas de mucho cuidado. Un especialista en crear conflictos allá donde no los hay. Que una cosa va de suave, sino como la seda natural, al menos como una gamuza de quitar el polvo, tranquilos, que Fernández Bermejo la complica. Y todo ello sin despeinarse.
 
Dicen que ZetaPé cuenta con él en su nuevo gobierno. ¿Para Justicia? Parece que sí. Claro que, tal como anda el patio, mejor que siga en esa cartera, porque, ¿os imagináis lo que sería Bermejo como ministro de Defensa? Sería capaz de conseguir que el Principado de Andorra y las Islas Fidji nos declarasen la guerra. Cosa que pone los pelos de punta, aunque no más que imaginarse al susodicho como ministro de Medio Ambiente: habría inundaciones en Castilla-La Mancha y desertización en Galicia.
Aunque, tras hablar con Horacio Carballeira, mi dircom, y con Damián, mi redicho valet de chambre, a los que he convocado este mediodía para evacuar consultas, he llegado a la brillante conclusión, pequeñines/as míos/as, que la cartera que mejor que le cuadra a Fernández Bermejo en el nuevo gobierno zetaperil es la de Cultura. Sería glorioso verlo negociando con actores y productores. Y una auténtica gozada (una experiencia religiosa, como cantaba el vástago de Julito Iglesias) toparlo en trance de ajustar el canon digital para tapar la boca a los de la Onorata Società Generale d’Autori della Spagna, besamanos a Don Bautistone incluido. Porque lo mejor [o lo peor] de Fernández Bermejo aún está por venir. Lo que yo os diga, amadísimos/as de mi paterno corazón. Lo que yo os diga y ZetaPé haga.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios