www.diariocritico.com
CiU y PSOE: Agua y balanzas fiscales. ¿El comienzo de una buena amistad?

CiU y PSOE: Agua y balanzas fiscales. ¿El comienzo de una buena amistad?

Oír a Josep Antoni Duran i Lleida en una intervención parlamentaria retrotrae a las caricaturas que en Cataluña le dibujan implorando un ministerio. Pero no es así. Duran es uno de los parlamentarios con más oficio y se nota.
La intervención inicial del nacionalista moderado difiere poco de las que le hemos oído en otros momentos: mesurada en la forma y con embates concretos en asuntos que son muy queridos a CiU. Lo que cambió el martes fue la inclusión de la solicitud o exigencia de la publicación de las balanzas fiscales. Este punto podía hacer pensar que CiU preparaba sus argumentos para no votar a Zapatero como presidente del gobierno.

La sorpresa la dio Rodríguez Zapatero quien, como si fuese lo más normal, afirmó en la réplica que el gobierno publicará en dos meses las balanzas fiscales. Al principio me sorprendí y luego pensé : “PSOE y CiU han pactado el titular”. Más adelante podrá verse a cambio de qué.

Las balanzas fiscales son como otros conceptos políticos. Unos piensan que se trata de unas cuentas que explican lo que cada autonomía aporta al acerbo español, léase solidaridad y, a cambio, lo que este mismo territorio recibe por las vías que sean a cambio, léase también solidaridad.

En Cataluña existe la sospecha que se aporta mucho más de lo que se recibe. Y, yo lo he leído incluso en medios serios, en otras partes de España se considera que los catalanes somos una especie de sanguijuela para el conjunto del país.

Luego se verá, pero yo creo que en dos meses todos tendremos una conclusión clara. Las balanzas fiscales no aclararán nada. Y menos a nivel popular. Mis primos de Extremadura seguirán pensando que “los catalanes se lo llevan crudo” y en Cataluña se pensará, me permitan la licencia, que “además de cornudos invitamos a la ronda”.

Duran y Zapatero no se sabe si han pactado, pero lo que está claro es que uno y otro se encuentran bien debatiendo entre ellos. El primero intentando sonsacar alguna ventaja del segundo. Éste, a su vez, aplica una mezcla de talante y mirada cariñosa que poco resuelve pero sirve para dejar contentos a muchos interlocutores.

Todo esto lo estaba pensando yo mientras trataba de llegar desde Cornellá a Badalona, cruzando el cinturón industrial de Barcelona. El tren de cercanías ahora funciona pero tarda 55 minutos en recorrer 20 kilómetros. En una de estas paradas de 15 minutos estaba yo oyendo la radio cuando en una respuesta de Rodríguez Zapatero he oído a este afirmar que “se han substituido catenarias de los años 30”, refiriéndose a la línea por donde yo intentaba circular. ¿Así que el dato era verdad?, me dije. Yo lo había oído meses antes y no publiqué el asunto desconfiando de que en los años 30 los trenes usaran electricidad...

El segundo asunto que me pareció pactado entre Durán y Zapatero fue el del agua. Aquí, En Cataluña  no se hace otra cosa que hablar de agua. No llueve y los ciudadanos de Barcelona somos seguramente en España, los que tenemos menos líquido elemento y los que además, la pagamos más cara. El otoño próximo puede ser dramático si no llueve antes. El gobierno de Montilla ha pensado en casi todo, desde aportar agua que ha llenado una mina abandonada a los más variopintos trasvases que van desde el Segre al norte, al Ebro al Sur.

Duran ha sido incisivo en la pregunta acuática y Zapatero ducho en la respuesta. Habrá agua, ha dicho el leonés. En junio de 2009 sin problemas porqué funcionará una potente desaladora y antes se buscarán soluciones de urgencia. Duran ha aprovechado para insistir en un tema muy querido en CiU, el trasvase del Ródano, y Zapatero ha dado el segundo titular: “se estudiará, a largo plazo, pero se estudiará”. En CiU se saca el proyecto francés siempre que se puede y a muchos no deja de parecerles una idea con mucha inversión en cemento...

Luego, todo han sido escaramuzas sin mucho contenido. Duran: “que baje el impuesto de sociedades”; Zapatero: “nones, se reserva para el estado”. Duran: “dinero público para terminar viviendas empezadas”; Zapatero: “es cosa de la iniciativa privada”. Y así. Los dos han coincidido en bajar impuestos y en plantear, en plena crisis un nuevo acuerdo social. ¿Su contenido?, ya se verá.

Al final buenas palabras, palmaditas en la espalda y la sensación que entre CiU y PSOE se ha llegado al acuerdo de no cerrar la puerta a nuevos acuerdos. ¿No sé si me explico?

Y volviendo a los titulares, apuesto que podrán eso de “Zapatero pacta con los catalanes....”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios