www.diariocritico.com

Especial Diariocrítico - El nuevo Gobierno

MINISTERIO DE DEFENSA


 


Carme
Chacón Piqueras

 
Biografía:
-
Nació en Esplugues de Llobregat (Barcelona) en 1971. Era vicepresidenta primera del Congreso y diputada por Barcelona.

Es licenciada en Derecho y ha sido profesora de Derecho Constitucional.

Es secretaria de Cultura de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y ha sido observadora internacional para la OSCE en Bosnia-Herzegovina y Albania.
 


- Perfil político -
 
Chacón: la estrella emergente


Es la primera ministra de Defensa en la historia española. La razón de su nombramiento para el cargo, salvo la de formar parte de la cuota femenina de la que hace gala José Luis Rodríguez Zapatero, no está clara. ¿Provocación? ¿Lucha contra el machismo social? Cualquier cosa. Nada del currículo académico y político de la nueva ministra apunta a verla al frente de esta cartera. Particulares méritos para ello no los tiene. Sobre el papel, razones para negarle la asunción de esta responsabilidad, tampoco las hay. De hecho, el número dos de Defensa, ya estuvo asignado, con José Antonio Alonso de ministro, a una mujer, Soledad López, que lo ha ejercido con discreción, acierto, buen tino y a la entera satisfacción de los profesionales de las Fuerzas Armadas. Y eso que su antecesor en el cargo, ya con el anterior Gobierno de Zapatero,  el almirante Francisco Torrente, le había colocado el listón bien alto.

Chacón es militante del PSC y miembro de la ejecutiva del PSOE. Elegida diputada en las legislaturas VII, VIII y IX (esta última siendo la cabeza de lista por Barcelona), ocupó la vicepresidencia del Congreso de los Diputados al iniciarse ésta última, hasta que en 2007 fue nombrada ministra de Vivienda del gobierno del PSOE presidido por Zapatero. En abril de 2008, coincidiendo con el inicio de la IX Legislatura, se convirtió en la primera mujer Ministra de Defensa de España.

Chacón es licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona. Realizó estudios de postgrado en el Osgoode Hall Law School (Toronto, Canadá), la Universidad de Kingston y la Université Laval de Montreal. Fue profesora de Derecho Constitucional en la Universidad de Girona. Es secretaria de Educación, Cultura e Investigación de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

En el año 1998 realizó, junto con Agustín Díaz Robledo, un dictamen sobre el referéndum de independencia de Québec.

Carme Chacón, el 14 de diciembre de 2007, contrajo matrimonio con el periodista Miguel Barroso, ex secretario de Estado de Comunicación en la VIII Legislatura, actual director de la Casa de América y consejero áulico de Zapatero.


Chacón: mujer, socialista y catalana, para Defensa

Chacón es una de las sorpresas del nuevo gobierno, no por ser ministra si no por el ministerio que le ha sido otorgado. Se la considera miembro del grupo de poder del socialismo catalán nucleado a partir de los militantes de Bajo Llobregat, com José Montilla como eje principal. En el socialismo español ha formado parte de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE como secretaria de educación, universidad, cultura e investigación. Al mismo tiempo, en el PSC, Chacón era miembro de la Comisión Ejecutiva Nacional.

En las elecciones generales de 2004 Carme Chacón consiguió su acta de diputada por Barcelona. En el Congreso ocupó también la vicepresidencia primera. El 6 de julio de 2007 fue nombrada ministra de vivienda sustituyendo a Maria Antonia Trujillo. En las pasadas elecciones generales encabezó la lista del PSC por Barcelona consiguiendo una victoria histórica para este partido que aportó 25 diputados a la bancada del PSOE.
 


- Los retos del Ministerio -
 
La nueva ministra de Defensa debe afrontar retos inmediatos, como las misiones militares españolas en el extranjero y el seguimiento de los planes de modernización del material de las Fuerzas Armadas. Además, dado el comportamiento de la mujer en filas, deberá desarrollar políticas de igualdad –uno de los grandes objetivos que se ha fijado Zapatero para esta legislatura- en el seno de los tres Ejércitos.

Desde que se comenzó a hablar de la posibilidad de que una mujer obtuviera esta cartera, muchos se han preguntado cómo lo tomarían los militares, cuando la realidad es que, desde hace muchos años, el mando militar ha demostrado solamente una cosa ante los nombramientos en su ministerio: fidelidad. Y fidelidad, incluso, cuando algunos de sus titulares no eran precisamente santos de su devoción, no tanto por su perfil político, sino por su manera de actuar a lo largo de su mandato, creando problemas donde no los había o con decisiones que no han beneficiado, ni mucho menos, a la “cosa militar”. Será pues esta misma fidelidad la que se encuentre Carmen Chacón desde el primer momento en que haya jurado su cargo.

Para las fuentes militares que se han consultado, el ministro debe ser un buen gestor -y Carmen Chacón tiene las características para serlo - que sepa rodearse de dos figuras muy capaces como sus manos derecha e izquierda y serán el secretario de Estado y el subsecretario los que lleven el peso de planificaciones, propuestas y decisiones que deba hacer o tomar el ministro. Evito las cuestiones de género en la gramática porque siempre me parecieron espurias y por supuesto que se entiende que esos cargos también pueden ser ocupados por hombres como por mujeres.

Con la fidelidad de “la parte militar” asegurada, como decíamos, Carmen Chacón y sus colaboradores tendrán que enfrentarse a retos importantes en el campo de la Defensa y de la política militar. Quizás el mas importante sea el desarrollo de la recientemente aprobada Ley de la Carrera Militar, con todo lo que conlleva. Afecta al personal de manera muy directa y aunque ya prevé, por ejemplo, la reducción del generalato y el aumento de empleos de menor rango, debe apresurarse en su desarrollo para que, por ejemplo, no se den casos de mandos que en poco tiempo pasan a la situación de disponibles con todo lo que eso conlleva, por los cambios de legislación.

En este apartado se debe también tener en cuenta el voluntariado para el ingreso en las Fuerzas Armadas. Aunque ya comienzan a casi cumplirse las previsiones, algo hay que hacer para borrar ese casi y llegar a los efectivos necesarios sin que tengan los militares que hacer frente a sus misiones en una precariedad constante que la llegada de emigrantes a los ejércitos ha venido a paliar pero no a resolver.

En cuanto al material, casi todo está encaminado, pero es un sector de primera importancia al que siempre debe prestarse especial atención y cuya renovación e investigación son prioridades en la gestión del ministerio, íntimamente ligadas a la industria militar. Habría que preguntarle a la ministra si tiene algo que decir en cuanto ala venta de armas y municiones, que proporcionan divisas, pero que a veces van a parar a países donde el respeto de los derechos humanos no es precisamente una de sus características.

Defensa juega también un papel importante en la Política exterior española y las relaciones de su titular con el ministro de Asuntos exteriores deben ser, incluso, más fluidas que entre las que son de obligación entre miembros de un mismo gabinete. La presencia de nuestras tropas en misiones en el extranjero han sido hasta ahora ejemplares y para que sigan siéndolo, la atención del ministro en este asunto tendrá que ser también de primera magnitud.

La Ley de Defensa, en uno de sus apartados, ordena la elaboración de la Ley de Derechos y Deberes de los Militares, extremo a la que hasta ahora nadie se ha atrevido a “meter mano” por lo delicado de el asociacionismo militar que los mandos militares temen que se convierta en sindicación. Este último extremo, además de inadmisible a mi juicio, es imposible por mandato constitucional, pero sí se debe resolver el asunto del asociacionismo, en la práctica caminando por los vericuetos que les proporciona la ley y por sentencias a favor del Tribunal Constitucional. En unos días se reúne en España el Euromil que agrupa a todas las asociaciones de los ejércitos europeos – más de doscientos mil afiliados, según sus datos – y puede ser un momento para que la AUME, principal asociación profesional militar en el Ejército, deje claro que sus reivindicaciones no caminan por la senda sindicalista ni siquiera camuflada. Pero es más importante que Defensa haga frente a esta prioridad, la Ley de Deberes y derechos y que se agilice la de las nuevas Reales Ordenanzas ya casi finalizada.

Un gato al que hay que ponerle cascabel – y no es gato fácil -es al CNI,(Comunidad nacional de Inteligencia) cuyo director, Alberto Saenz fue hombre de confianza puesto por Bono y mantenido por Alonso, pero que el ministro Rubalcaba no parece ver con buenos ojos habida cuenta del poco rédito que ha sacado de ese organismo en la lucha contra el terrorismo, según el ministerio de Interior. El cargo de director del CNI “quema” mucho y no es difícil pensar que será uno de los cambios a los que deberá enfrentarse Carmen Chacón. Ningún ministro, salvo quizá Serra y Bono, han controlado a los espías españoles, y este asunto, salvo que prefiera mirar a otro lado, cosa poco recomendable, debe estar en la agenda de la nueva ministra entre los primeros lugares.

En definitiva que nadie se preocupe por la actitud de los militares ante una mujer al frente de defensa, por mucho que algunos medios tratarán, y espero equivocarme, de buscar tres pies al gato. Si fuésemos militares americanos, no tendríamos empacho a gritar desde el primer tiempo del saludo¡”Señora, sí, señora”!. Lo que sucede es que esa expresión, por aquí no se lleva.
 

 
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios