www.diariocritico.com

Especial Diariocrítico - El nuevo Gobierno

MINISTERIO DE CIENCIA E INNOVACIÓN


 


Cristina Garmendia Mendizábal

 
Biografía:
- Nacida en San Sebastián (Guipúzcoa) en 1962
- Licenciada en Ciencias Biológicas. Especialización en Genética.
- Doctorada en Biología Molecular
- Ha sido Presidenta y consejera delegada de Genetrix, de Celleri y de Sensia
- Fue hasta 2008 Presidenta del Patronato de la Fundación Inbiomed
- Premio Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial
 


- Perfil político -
 


En el área del trinomio investigación, desarrollo e innovación se ha producido la gran sorpresa del nombramiento de la bióloga molecular Cristina Garmendia como ministra del nuevo Departamento de Ciencia e Innovación. La idea de crear un Ministerio de estas características no es nueva, porque ya existió uno parecido de nombre aunque no de competencias (Ciencia y Tecnología) que tuvo dos ministros en la época de Jose María Aznar como presidente del Gobierno: Josep Piqué y Ana Birulés. Dos ministros, dicho sea de paso, que apenas hicieron nada por la investigación en este país donde a la mayoría de los políticos se les llena la boca de grandes elocuencias…

Este departamento que gestionará Cristina Garmendía será una gran baza política que utilizará el presidente Rodríguez Zapatero para hacer y deshacer en las Comunidades autónomas. Es, en definitiva, un Ministerio para hacer favores a los amigos y un poderoso instrumento para hacer la puñeta, valga la expresión, a aquellas Comunidades regidas por el Partido Popular.

   Actualmente, Garmendia gestiona una empresa pequeña de biotecnología que se llama Genetrix y es -hoy y mañana todavía lo es- presidenta de Asebio, la agrupación de empresas de biotecnología donde están encuadradas algunas multinacionales farmacéuticas, pocas la verdad. Es bióloga molecular y buena amiga de dos científicos de gran prestigio en España: Carlos A- Martínez, actual presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y Juan Carlos Izpisúa, que trabaja a caballo entre el Instituto Salk, en San Diego (EE.UU.) y Cataluña donde dirige desde hace poco más de tres años el Centro de Investigación en Medicina Regenerativa, que financia la Generalitat en su mayor parte. Pero hay más. Izpisúa y Cristina Garmendia comparten un proyecto en el País Vasco, soportado financieramente con más de tres millones de euros por Ibarretxe, que se llama Biobide. Se trata de un centro para testar masivamente potenciales fármacos de empresas farmacéuticas y biotecnológicas. Dos apuntes más: Cristina Garmendia es partidaria de un gran pacto de Estado para el sector de la biotecnología, que incluya entre otros aspectos el mantenimiento y mejora de los actuales incentivos fiscales y la rectificación de determinadas políticas que “repercuten negativamente en los recursos que nuestros sectores usuarios dedican a la innovación”, como ha dicho hace pocos meses. La nueva ministra de Ciencia y Tecnología tiene ahora la oportunidad de demostrar todo esto.
 


- Los retos del Ministerio -
 
La innovación, clave en el nuevo modelo económico


Cambiar ladrillo por tecnología es una de las grandes apuestas del futuro Gobierno. Si no de forma inmediata, sí a medio o corto plazo.

El cambio de modelo económico es una de las soluciones a la desaceleración de la economía y pasa por una mayor inversión pública en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). La primera actuación en este aspecto ha sido clara: la creación de un ministerio de Innovación, gestionado por una de las mujeres más destacadas en el mundo de la biotecnología.

Según las propias palabras de Zapatero en su discurso de investidura, Estado y empresas habrán de ir de la mano en esta apuesta por la tecnología: el sector privado tiene el capital humano y los medios para investigar; el sector público ha de aportar la financiación.

Este sería uno de los principales métodos para aumentar la competitividad y la productividad de la economía española, que en ningún caso ocupa puestos de cabeza en el panorama empresarial internacional, ni siquiera en el mapa europeo.

Para salvar este déficit, Zapatero ha prometido destinar el doble de recursos a la innovación, por encima de la media europea, con especial atención a sectores como la biotecnología, las tecnologías de la información, los nuevos materiales, la nanotecnología y la tecnología aeroespacial.

La creación de una ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, en la que habrían de concretarse las líneas de actuación y quizá también la inversión destinada a tal efecto, es otra de las promesas concretas de Zapatero.
 

 
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios