www.diariocritico.com

Especial Diariocrítico - El nuevo Gobierno

MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN


 


Celestino Corbacho Chaves

 
Biografía:
- Nacido en Valverde de Leganés (Badajoz) en 1949
- Miembro del PSC desde 1976
- Desde 1995 hasta 2008 fue alcalde de L’Hospitalet
- Entre 1992 y 1999 fue diputado autonómico en el Parlamento de Cataluña
- Es miembro de la Ejecutiva nacional del PSC y secretario de política municipal
 


- Perfil político -
 
Corbacho, cercanía con los vecinos, servicios sociales y disciplina


Celestino Corbacho Chaves es el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración. Nació en 1949 en Valverde de Leganés, Badajoz. Está casado y vive en Hospitalet de Llobregat, el segundo municipio catalán del que es alcalde.

Desde el 22 de abril de 2004 Corbacho es además presidente de la Diputación de Barcelona, institución de la que había sido vicepresidente primero y responsable de relaciones internacionales.

Pero a Corbacho por lo que más se le conoce es como alcalde de Hospitalet. Empezó como concejal en esta población en 1983 y llegó a la alcaldía el 13 de mayo de 1993.

Políticamente Corbacho es militante del PSC desde el año 1976. En el partido está en la ejecutiva y es además secretario de política local y territorial. Además forma parte del comité Federal del PSOE. Se da el caso que en el comité federal, Corbacho integró entre los meses de marzo y julio del año 2000 la comisión política que preparó el 35 congreso federal en el que fue escogido secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero.

Dentro del PSC se ha considerado siempre que Corbacho procede de la parte del partido que se integró procedente de la federación catalana del PSOE, aunque siempre se ha mantenido en unas posiciones discretas y ortodoxas. Más concretamente se le considera cercano al clan del Baix (Llobregat) la comarca de la que proceden también Montilla y Chacón, aunque independiente en su forma de actuar. No obstante el nombre del nuevo ministro de Trabajo corrió de boca en boca cuando en un momento de gran tensión entre el PSC y el PSOE. Se dice que a raíz de la posibilidad que Maragall accediese ha hacer dimitir a Carod como consecuencia de la entrevista de este con ETA en Perpignan, desde la sede madrileña del PSOE se sondeó a diversos dirigentes del PSC para ver si estarían dispuestos a romper con el partido y se dice que Corbacho fue uno de los que recibió la llamada y que no respondió afirmativamente.
La estrella de Corbacho se iluminó curiosamente cuando a raíz de la crisis de Cercanías en Barcelona el presidente del Gobierno visitó la zona afectada, el barrio del Gornal en Hospitalet. Allí vio Rodríguez Zapatero como se desenvolvía el alcalde con los vecinos en un improvisado y nunca publicitado puerta a puerta que se hizo. Otro elemento que ha servido a Corbacho es su gestión municipal respecto a la inmigración. Hospitalet tiene uno de los censos más abultados de inmigrantes de Cataluña y a pesar de ello el PP no ha conseguido mejorar sus resultados electorales a pesar de las campañas en las que relacionaba extranjeros y delincuencia. La receta de Corbacho en su municipio ha sido aplicar a partes iguales servicios sociales,  disciplina en los comportamientos de los recién venidos y mano dura en las extralimitaciones. Y le ha dado buen resultado.
 


- Los retos del Ministerio -
 
El paro crece, los salarios no


La constante subida de la tasa de desempleo es uno de los principales retos a los que habrá de enfrentarse el nuevo ministro de Trabajo.

Los últimos datos conocidos, relativos al mes de marzo, arrojan una cifra de más de 2.300.000 parados en España; la tasa, aunque bajó de forma moderada en el último mes, gracias al efecto de la Semana Santa, no ha dejado de crecer desde octubre de 2007. En marzo de este año, hay un 11,7% más de parados que en el mismo mes de 2007. Los pronósticos en este aspecto no son halagüeños: la patronal ha advertido de que la crisis puede llevarse entre 600.000 y 800.000 empleos en los dos próximos años, sobre todo por el efecto que sobre el mercado de trabajo tendrá la evidente crisis de la construcción.


¿Qué hacer con la inmigración?

La inmigración, con ser un quebradero de cabeza para el nuevo Gobierno, tendrá que convertirse en un elemento clave para solucionar el puzzle del desempleo: el 10% de los cotizantes a la Seguridad Social son inmigrantes y, según los cálculos de la Fundación Empresa y Sociedad, harán falta dos millones de nuevos trabajadores extranjeros, hasta 2020, para atender a las necesidades del mercado.

¿Cómo hacer compatible esta necesidad con las medidas para regular la inmigración? La batería de propuestas de Zapatero en su discurso de investidura supondrán importantes costes para la economía española: el presidente anunció nuevas medidas para acelerar las expatriaciones y repatriaciones y ayudas a aquellos trabajadores inmigrantes que pierdan su empleo –que pueden ser muchos por el frenazo de la construcción-. Para este último colectivo propone medidas como la capitalización de la prestación por desempleo o la concesión de microcréditos.


Nuevas políticas laborales

Pero no será el único gran desembolso del nuevo Gobierno en el ámbito laboral: entre los nuevos retos se encuentran medidas anunciadas por Zapatero, como:

•        Actuaciones sobre el mercado de trabajo, con especial atención al empleo femenino y juvenil.

•        Reducción de los contratos temporales en un 25%.

•        Incremento del salario mínimo hasta los 800 euros, desde los 600 euros de la actual legislatura.

Este anuncio ha tenido una respuesta rápida por parte de la patronal, que no ve con buenos ojos la subida de los costes empresariales y solicita medidas que den libertad a los empresarios a la hora de contratar.
 

 
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios