www.diariocritico.com
Raimon, 40 años después de su histórico recital antifranquista

Raimon, 40 años después de su histórico recital antifranquista

La historia se repite. Hace 40 años, exactamente un 18 de mayo de 1968, Raimon protagonizó un recital en la Facultad de Económicas de entonces, hoy Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, llenando con sus letras y su música antifranquista los oídos de centenares de estudiantes. En aquellos años los cantantes no lo tenían tan fácil, sobre todo si sus letras tachaban a un régimen que se prolongaba y ahogaba a una población con sed de libertad.

Yo nací un 1 de septiembre de 1984, por lo que las restricciones políticas, la falta de libertad personal, y en mi caso, la censura periodística me viene de muy lejos. Hoy, en el anfiteatro de la facultad de Medicina de la UCM he aprendido bastante, he comprendido como las canciones, las letras, pueden provocar un efecto de injusticia y de rebelión en los que escuchan, y sobre todo un sentimiento de basta ya, no podemos vivir con la opresión y limitados por un régimen dictatorial que no ofrece nada positivo, corta la evolución de un país y que, aunque le hubiera gustado mucho a Franco, no puede derrocar lo más importante: la libertad individual de libre pensamiento.

Pues eso, que 40 años después Raimon da un concierto y aquí me encuentro, rodeada de ‘carrozas’ que me miran y recuerdan sus momentos de universidad, y me dicen: “chiquilla, si tú supieras cómo eran esos años, qué alegría no haber tenido que vivir en opresión”. En ese momento, muchos son los recuerdos que abarrotaban mi cabeza. Recordaba las historias que me contaban mis padres. Ellos estudiaron en Granada y antaño me detallaban como era la actuación de los grises, las persecuciones de estudiantes, la muerte de Franco y los primeros mítines. En aquellos tiempos ‘todos’ querían expresarse y vivir en libertad, mientras otros controlaban el cotarro.

Pues bien, esa época se acabó y ahora sólo quedan recuerdos. Recuerdos de la gente que luchó y vivió por una España mejor, algunos en el exilio, otros en la cárcel y los más numerosas intentaban demostrar que la España de los sesenta se iba alejando de la sumisión.

En 2008 las cosas han cambiado, hasta el propio concierto de Raimon, quien en mayo del '68 se presentó sólo con una guitarra frente a un público de jóvenes estudiantes. Esta vez, esos jóvenes tienen 40 años más, y Raimon no tocó sólo, le acompañaban músicos que con sus melodías lograban crear un ambiente de angustia, propio para recordar el paso de los años. ‘Entre la nota y el sonido’ rompió el silencio de un recital de veintidós canciones, todas en catalán y compuestas por el cantautor, y que además ha contado con un público entregado que acompañaba de fondo a un Raimon más mayor y menos entregado que el mayo anterior.

En el anfiteatro Ramón y Cajal muchos revivían el concierto del ´68, otros no acudieron aquel día, pero todos han vivido con la misma expectación aquellos años, que rompiendo con los tópicos y en cuanto a libertad se refiere, no fueron tan maravillosos….


Raimon: vida y obra

Raimon comenzó a cantar en público en Valencia en 1961, al mismo tiempo nacía en Barcelona el movimiento de la Nova Cançó al cual aportó, con sus canciones y su forma de cantar, un estilo personal y discrepante, absolutamente original. Cantó por primera vez en Barcelona en el Fòrum Vergés en 1962; su música, sus palabras y su manera de cantar produjeron una gran sorpresa en el ambiente artístico de los primeros años sesenta.

La historia de los conciertos de Raimon constituye una especie de autobiografía colectiva, desde los recitales en plena dictadura franquista hasta la consolidación de la democracia.

Punto de referencia en la lucha por la democracia y contra la dictadura, Raimon es un cantante y poeta que aporta voz propia y personal, alejado de modas y de los círculos habituales de la música pop. La forma singular de cantar de Raimon reivindica el concepto visceral de la música, el grito, el esbozo melódico y armónico, el estilo coloquial y libre. Rompe con la tendencia acaramelada y uniforme de la canción de entretenimiento y rechaza al mismo tiempo la receta colonizadora. Para Raimon, la canción es un vehículo expresivo de poesía. De la propia, con sus canciones de amor y de combate, de “repliegue” lírico y de ironía cáustica; y  la de los otros, musicando poemas de la literatura clásica y contemporánea. 

Lea cómo lo ven ahora un periodista de entonces, Julio Feo.

Vídeo:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios