www.diariocritico.com

Hillary Clinton estaría dispuesta a ser la vicepresidenta de Obama

La senadora Hillary Clinton está dispuesta a ser la vicepresidenta de su rival por la candidatura demócrata, Barack Obama, si ello ayuda a unir al partido, informaron este martes fuentes del Congreso.

Agregaron que Clinton hizo estas afirmaciones durante una teleconferencia con legisladores por Nueva York, en momentos en que Obama recibe el apoyo de cada vez más superdelegados, entre ellos el ex presidente Jimmy Carter, según confirmó este martes su oficina.

Los comentarios de la senadora fueron en respuesta a una pregunta de la representante demócrata Nydia Velázquez, quien dijo que ella creía que la mejor manera para que Obama conquistara importantes bloques de votantes, incluyendo los hispanos, sería que él escogiera a Clinton como su compañera de fórmula presidencial.

"Yo estoy abierta a eso", contestó Clinton, si eso ayuda a las perspectivas del partido en las elecciones de noviembre.

Clinton también le dijo a sus colegas que la suma de delegados en su favor era insuficiente para que superara a Obama, pero que quería tomarse algo de tiempo para determinar cómo dejar la contienda de la forma más útil para los demócratas.

"Me merezco tomar algo de tiempo para hacer esto bien", indicó, incluso mientras los otros legisladores le insistían que presionara a Obama para que la elija como compañera de fórmula.

Los asesores del senador por Illinois dijeron que él y Clinton no han hablado sobre las posibilidades de que ella se lance como su vicepresidenta.

La noticia llega el mismo día en que los estados de Montana y Dakota del Sur pondrán punto final al proceso de primarias demócratas que en los últimos cinco meses ha enfrentado a ambos precandidatos, y que concluirá con el primero a punto de ganar la nominación del partido.  

Todo indica que Obama ganará en estos dos estados ubicados al oeste del país y escasamente poblados, con un porcentaje significativo de indios americanos que han dejado claro su apoyo al senador afroamericano.

En el ocaso del proceso de primarias, Obama necesita únicamente 46 delegados para alcanzar la cifra de 2118 que, según las reglas del partido, requiere un candidato para lograr la nominación a la presidencia de Estados Unidos.

Clinton, por su parte, necesita 202 delegados para llegar al número mágico, lo que ha llevado a la ex primera dama a apelar al criterio de los superdelegados -oficiales y miembros de la élite del partido que libremente deciden a qué candidato apoyar- para que la respalden, en un último intento por conseguir la nominación.

De los más de 800 superdelegados demócratas, un poco más de 200 aún no se han pronunciado, muchos de ellos a la espera de que las primarias finalicen y se tengan los resultados completos del voto popular.

Más que los resultados de este martes, será la decisión que tomen los superdelegados indecisos esta semana lo que resultará crucial para ambos candidatos, dado que en Montana y Dakota del Sur únicamente hay 31 delegados en juego. 

Clinton sufrió un duro revés el sábado cuando el Partido Demócrata decidió levantar parcialmente la sanción impuesta a Florida y Michigan por adelantar sus primarias.

Los estados podrán enviar a sus 368 delegados a la convención del partido en agosto en Denver (Colorado), pero cada uno tendrá sólo medio voto y no pleno poder de voto como pedía Clinton.

La ex primera dama ganó en Florida y Michigan, aunque ni ella ni Obama hicieron campaña en los estados y el senador afroamericano ni siquiera incluyó su nombre en las papeletas de Michigan.

Clinton confiaba en una decisión favorable que le permitiera presentarse como la líder en el voto popular y atraer así a su campo a los superdelegados que todavía no han revelado su preferencia.

La ex primera dama ganó este domingo las primarias de Puerto Rico - estado asociado al que los demócratas dan la oportunidad de participar en el proceso de elegir al nominado pero que no participa en las elecciones generales de noviembre-, otro triunfo rotundo entre la comunidad hispana que Clinton espera sea considerado por los superdelegados a la hora decidirse por uno de los dos candidatos.

Sin embargo, los observadores adelantan que una vez concluidas este martes las primarias, los superdelegados se inclinarán por dar su respaldo a Obama, lo que podría ocurrir no sólo entre los que aún no han hecho público su voto, sino entre los que ya se cuentan en el bando de Hillary.

Los analistas políticos también pronostican que pese a la negativa de Hillary a tirar la toalla, su salida está a la vuelta de la esquina.

Si bien la senadora por Nueva York señaló el domingo que "su obituario político todavía tiene que ser escrito", el propio Bill Clinton reconoció durante un mitin este lunes que ese podría ser su último día de campaña.

"Este puede ser el último día en el que estoy involucrado en una campaña de este tipo", señaló el ex presidente en un acto electoral en Dakota del Sur. 

"Creí que estaba fuera de la política hasta que Hillary decidió competir" (por la presidencia), añadió Bill Clinton, quien aseguró que ha sido uno de los mayores honores de su vida hacer campaña a favor de su esposa.

Esas declaraciones no han pasado por alto entre los analistas y medios de comunicación estadounidenses, ya que vienen de un político reconocido por no darse nunca por vencido.

Por otra parte, el ex gobernador de Iowa, Tom Vilsack, copresidente de la campaña de Clinton, dijo el domingo: "Parece bastante claro que el senador Obama va a ser el nominado. Luego de las primarias del martes (Clinton) necesita admitir que él va a ser el nominado y debe rápidamente respaldarlo".

Estas declaracions procedentes del bando de Clinton, no han hecho más que disparar las apuestas sobre cuándo podría anunciar Hillary su retiro.

La cadena de televisión ABC menciona en su página web que la campaña envió la noche del lunes un memorándum al personal de avanzadilla, que prepara el terreno para cuando llega el candidato, para decirles que no hay ningún acto programado después del miércoles, cuando la senadora pronuncia un discurso ante un grupo de presión pro israelí.

El correo precisa que no se trata de una despedida, pero indica que no hay planes y por lo tanto no hay ningún lugar en el que pudieran precisarse sus servicios por el momento.

Hillary Clinton tiene previsto pronunciar este martes el tradicional discurso de noche electoral en Nueva York, el estado por el que es senadora.

Será la primera vez en la campaña de primarias en la que pronuncia un discurso en un estado que no vota ese mismo día o ya ha votado.

En todo caso, lo cierto es que nadie sabe cuál será -y cuándo lo dará- el siguiente paso de la senadora.

En el aire queda la interrogante de si Hillary decidirá apelar la decisión del comité reglamentario del partido, que distribuyó los delegados de Florida en función del porcentaje del voto obtenido por cada candidato, pero optó por una fórmula distinta en el caso de Michigan que ha dejado insatisfechos a los partidarios de Clinton.

Harold Ickes, uno de sus asesores, indicó que la ex primera dama podría recurrir la decisión en el caso de Michigan, pero por el momento Clinton no ha echado más leña al fuego.

"Espero que se retire con gracia", afirmó a la agencia Efe Erwin Hargrove, profesor de la Universidad Vanderbilt (Tennessee), quien consideró que a estas alturas está "claro ya" que Clinton no puede ganar la nominación.

El apelar los resultados en el caso de Michigan no ayudaría a Hillary a conseguir la candidatura y sí contribuiría a agudizar las divisiones ya existentes en la formación política.

Para Fred Grenstein, profesor emérito de la Universidad de Princeton (Nueva Jersey), la victoria de Obama en los "caucus" de Iowa hace cinco meses fue "de una importancia crucial" porque estableció su atractivo con un amplio espectro de votantes.

La reñida lucha entre Obama y Clinton se tradujo, en opinión de Grenstein, en una "carrera fascinante".

Bruce Gronbeck, profesor de comunicación de la Universidad de Iowa, comparte esa opinión, al definir esta sesión de primarias como "la más extraordinaria de las que me ha tocado vivir".

Obama, por su parte, mostrando confianza en que la agotadora campaña por la nominación demócrata está prácticamente concluida, dijo el lunes que espera trabajar con su rival Hillary Rodham Clinton para derrotar a los republicanos en las elecciones de noviembre pese a preocupaciones por la unidad del partido.

El senador por Illinois dijo en un acto público en Michigan que entiende que algunas personas se preguntan si los apasionados simpatizantes de Clinton lo respaldarán en las elecciones generales de noviembre frente al virtual candidato republicano John McCain.

Obama señaló, en medio de aplausos, que él y Clinton trabajarán "juntos en noviembre", pero no dio detalles.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios