www.diariocritico.com
El fútbol hizo justicia con España y consigo mismo

El fútbol hizo justicia con España y consigo mismo

De vez en cuando la vida te besa en la boca. Lo cantaba Serrat y su frase se puede aplicar a la perfección a lo acontecido con la Eurocopa en general y con la finalísima en particular. Porque la ganó el mejor equipo. Mejor y equipo, las dos claves de nuestra victoria. Nadie tuvo, retuvo y mantuvo el balón con más criterio. Mantuvo... hasta que aceleraba el ritmo y se lanzaba endiabladamente a por el gol. Nadie se lanzó más al ataque, ni tiró más veces a puerta, sin olvidar que Villa se ha apuntado el ‘pichichi’ al máximo realizador. Nadie defendió mejor, cuando había que hacerlo, encajando tres goles en seis partidos.

Y no sólo gracias a 'San Casillas' –genial en los penaltis ante Italia-, sino a la zaga completa, porque, por ejemplo en la finalísima, Iker no hizo ni una sóla parada a los alemanes. Y, por supuesto, nadie plasmó tanta belleza, tanto fútbol arte en el medio campo como nuestros ‘jugones’: Xavi Hernández, Cesc, Iniesta, Silva y Xabi Alonso. En definitiva que el fútbol, a veces tan injusto, esta vez no lo fue. Y la justicia se la hizo a España, por supuesto, pero también a sí mismo. Porque ver jugar al conjunto que entrenaba Luis Aragonés –entrenaba porque ya se va y sus aciertos de los dos últimos años tapan de sobra otros desafueros anteriores- es apostar por el espectáculo. Por la belleza del deporte-rey.

Escribíamos que ‘mejor’ y ‘equipo’. Porque España no fue una suma de individualidades inconexas, quia. Fue el España Club de Fútbol. No sólo en el césped, sino también en el vestuario, con la misma humildad y trabajo por parte de todos: titulares y reservas. Y sin esos divos que al margen de su valía en el campo eran un desastre en el vestuario, un pésimo ejemplo que se contagiaba a todos. Y pongamos que hablo de… Raúl, por supuesto. Mas ahora mismo no tocan temas escabrosos que tanto nos han perjudicado. Sólo queda disfrutarlo. En definitiva, y a falta de un análisis más sosegado: a este equipo sí nos apuntamos, este club sí nos representa, este conjunto hace que nos enorgullezcamos. ¡Que viva la España futbolera! Y olé
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios