www.diariocritico.com
Los grandes chilenos

Los grandes chilenos

Televisión Nacional de Chile quiso elegir, por votación popular, a los chilenos más ilustres de nuestra historia. Estamos a menos de dos años del bicentenario de la República y se estima oportuno reconocer a las figuras cumbres del país, desde su origen hasta nuestros días. El canal convocó a un grupo de personajes de la cultura, las universidades, los medios de comunicación para actuar en una suerte de jurado que ha elegido diez nombres indiscutibles y decisivos en las disciplinas que definieron sus vidas y en las cuales se expresó su talento creador o su lucha por el progreso o contra los enemigos de Chile.

Fue una elección difícil y singular. La apreciación de los méritos y la trascendencia de los grandes chilenos elegidos es una cuestión subjetiva y discutible. La estimación de sus valores depende mucho de las concepciones ideológicas, de las creencias, de las simpatías personales. Además, es a toda vista injusto que se trate de una decena de nombres. Chile está a punto de celebrar doscientos años de vida republicana y su historia oficial es de cerca de quinientos años. En esos tiempos han vivido millones de seres humanos y siempre hubo algunos que fueron notables y dignos de ser recordados más allá de su mortalidad. Nos dicen que en las votaciones del jurado no hubo acuerdos, ni se alcanzaron los votos que era necesario para ser nombrado chileno ilustre por la simple exigencia de una elección porcentual. No figuran en la lista nada menos que figuras como Bernardo O´Higgins, José Manuel Balmaceda, Luis Emilio Recabarren, todos ellos personajes insoslayables de la vida chilena. Un patriota de la Independencia, un mandatario visionario de toda una época, un fundador y maestro histórico del movimiento obrero.

El reconocimiento a los valores culturales fue más indiscutible. Era obvio que allí estuvieran los dos premios Nobel, Gabriela Mistral y Pablo Neruda, la mayor creadora popular, Violeta Parra y el mártir y genial cantautor, Víctor Jara. Pero también en la cultura chilena es imposible olvidar los nombres universales de Claudio Arrau o Roberto Matta, o del fundador de la novela chilena, Alberto Blest Gana, o la del reconstructor de la memoria histórica Vicente Pérez Rosales. ¿Cómo podríamos olvidar entre los grandes chilenos a Andrés Bello –un venezolano que fundó la Universidad de Chile y fue un humanista avanzado en los albores de la vida académica del país?

No vale la pena seguir extendiéndose acerca de los grandes chilenos ausentes en la lista, pero la protesta es más evidente cuando sabemos que los telespectadores votarán para elegir al chileno más grande de todos los que han pasado por nuestra latitud. Un solo hombre será el más glorioso de todos. El asunto está planificado en los mismos términos que un concurso de baile o de un cantante, al estilo tradicional de la TV.

Se trata de una elección absurda, anticultural, injusta e ilegítima. No se puede convertir en un concurso el reconocimiento a nuestros grandes personajes. Los chilenos ilustres son muchos y es imperdonable olvidar los nombres que han contribuido a configurar una nación.

-----
Luis Alberto Mansilla
Periodista
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios