www.diariocritico.com
Adiós Fernando

Adiós Fernando

Escribo estas líneas con la infinita tristeza de quién ha perdido a un amigo al que se siente hermanado por afinidad de criterios.

    Es cierto que la amistad como afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato, es una gran suerte de encontrar y disfrutar. Fuimos amigos Fernando y yo, desde hace más de cuarenta años y compartimos compañerismo, hermandad, camaradería, lealtad, simpatía, cariño, aprecio y respeto a nuestras ideas y convicciones. Nos escuchábamos mutuamente.

    Si tuviera que calificar a Fernando Ripoll, con pocas palabras, diría que era una excelente persona, de una gran humanidad y con un permanente deseo de ayudar a los demás y de participar  en acciones importantes tanto en la enseñanza como en el bien común y en la Política Internacional. Inteligente, culto, cordial, buen y leal amigo y compañero, trabajador y con sentido del humor. El resultado fue un español de 69 años, con una gran personalidad accesible a todo el mundo.

    A su inicial formación militar en la Academia General Militar de Zaragoza y en la Academia Especial del Arma de Ingenieros en Burgos, le añadió su deseo de una formación más amplia en la Universidad.

    Consciente de la trascendental importancia creciente del Mundo de la Información, en el que gracias a los continuos avances de las técnicas, la transmisión de la noticia y del mensaje alcanzan cada día mayor velocidad, número de receptores y seguridad en la recepción, decidió orientar su natural curiosidad y complementar su anterior formación militar, por los caminos universitarios en los que se encuentra esta actividad de la ciencia.

    Por ello, cuando era Capitán, casado y con tres hijos pequeños, inició los estudios universitarios perteneciendo a la primera promoción de periodismo de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Concluyó su carrera brillantemente, terminó con el número uno de su Promoción y recibió el “premio especial fin de carrera.”

    Con el natural esfuerzo, compatibilizó su actividad militar con el estudio universitario, con el sacrificio consiguiente que también compartió su familia y en especial su esposa, María Soledad que le ayudó siempre muchísimo. Su capacidad de amor familiar no privó a sus hijos de las atenciones y cariño que requieren especialmente cuando son pequeños.

    Ya titulado en Ciencias de la Información, en un momento de singular trascendencia histórica para España, pudo utilizar sus conocimientos de formación militar y universitaria. Me refiero a su destacada y valiosa colaboración en el Gabinete del Ministro de Defensa Don Alberto Oliar Saussol, en el Gobierno que presidido por Don Leopoldo Calvo Sotelo, comenzó el 26 de Febrero de 1981 y terminó el 3 de diciembre de 1982.

    Recordemos que el 23 de febrero de 1981 tuvo lugar el Golpe de Estado, con el asalto en el Congreso del Tte. Coronel Tejero de la Guardia Civil. Los meses que siguieron fueron cruciales para la Transición Política Española. El Ministro Oliar tuvo el acierto de tener de colaborador al Comandante Fernando Ripoll.

    Solicitó la excedencia en el Ejército para ganar la plaza de Profesor Titular de la Facultad de Ciencias de la Información, en la que era actualmente Vicedecano e impartía dos asignaturas de la Licenciatura: “Gabinetes de Prensa” y “Tecnología de la Información”, y en las asignaturas de Doctorado, la de “Conectividad e interactividad en los Medios de Comunicación”. A lo largo de sus años de cátedra, miles de alumnos se formaron con sus enseñanzas profundas, precisas y eficaces. Dirigió muchas tesis doctorales, en las que por su hábil dirección y estímulo a cada doctorando, entre los que me incluyo, sabían estos, aprovechar sus preceptos y magisterios, siendo normalmente el resultado la alta calificación de Sobresaliente Cum Laude.

    Su actividad en la Sociedad de Estudios Internacionales (SEI) como Vicerrector y Director  del Curso, durante los dos últimos años fue realmente ejemplar. En el último LIV Curso de Altos Estudios Internacionales titulado “LAS RELACIONES INTERNACIONALES 2008 Y LA COOPERACIÓN AL DESARROLLO” (Febrero a Julio 2008), además de las presentaciones de los conferenciantes, realizó sus intervenciones en las clases de los alumnos, y en las conferencias de entrada pública, dirigiendo el coloquio. Dictó diez clases y conferencias, relacionadas con sus especialidades que resultaron de gran interés para los oyentes, por estar referidas a las siguientes áreas: Metodología para el análisis de cuestiones internacionales; INTERNET, Un nuevo Modelo de Información Internacional; Terrorismo Internacional y Medios de Comunicación; La Opinión Pública Internacional; La Pobreza y el Hambre en el Mundo; Los Objetivos del Milenio; Las Relaciones Internacionales; Conflictos Futuros; Los Medios de Comunicación; Los Grandes Movimientos Humanos y la Globalización: Refugiados, Emigrantes, Turismo, Deslocalización.

Tanto en la Milicia como en la Universidad y en la Sociedad de Estudios Internacionales (SEI), alcanzó elevados cargos: Coronel, Vicedecano, Vicerrector y llegó a ser querido por todos los que le conocieron y trataron.

    Todos los Miembros de la Sociedad de Estudios Internacionales (SEI): Consejo Rector, Socios, Administración, Alumnos Diplomados en Altos Estudios Internacionales, Profesores Honorarios, Miembros Protectores, Colaboradores y Amigos de la SEI, te recordaremos siempre y agradecemos tus enseñanzas.

    Disfrutó de la alegría de haber sido elegido por el Consejo Rector de la SEI, Candidato a Rector, durante diez y seis días. Te recordaremos siempre con cariño.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios