www.diariocritico.com

Lo mejor del deporte

Ronaldinho en la fiesta de Brasil que va a cuartos

Ronaldinho en la fiesta de Brasil que va a cuartos

Ronaldinho, autor de dos goles, se sumó hoy a la fiesta de Brasil, que se aseguró su presencia en cuartos al derrotar con contundencia (0-5) a una roma y timorata Nueva Zelanda, que no fue rival y ante la que le bastó jugar en segunda velocidad para imponerse con suficiencia.

La "canarinha" resolvió el encuentro con dos fogonazos en la primera parte que, por cierto, fueron las únicas acciones que merecieron el calificativo de ocasiones de gol, mientras que en la segunda, los cariocas recibieron la alegría del regreso de Ronaldinho a tareas goleadoras.

El seleccionador carioca, Dunga, que apostó de nuevo por Breno para el eje de la defensa en vez del renqueante Thiago Silva, había arengado a sus jugadores para que mejorasen "en todo" ante Nueva Zelanda con relación a las prestaciones ofrecidas en el partido inaugural ante Bélgica.

Pues bien, el técnico de Río Grande del Sur tendrá que esperar al menos una jornada más para calibrar los progresos de la "verdeamarelha", ya que a los oceánicos ni se les vio sobre el césped del Estadio Olímpico de Shenyang.

El partido arrancó de un modo inmejorable para Brasil, que a los dos minutos de juego ya se colocó por delante gracias a una buena acción de Alexandre Pato, que cedió en profundidad a un desmarcado Anderson para que el centrocampista del Manchester United, tras intentarlo por abajo, enviara el balón, al segundo intento y con la cabeza, a las mallas de la portería de Spoonley.

El gol, sin embargo, apenas varió el planteamiento de Nueva Zelanda, metida atrás y con sus diez hombres por detrás del balón en la mayoría de las posesiones de los cariocas, que, a base de tocar y tocar, siguieron controlando el encuentro sin demasiado esfuerzo, aunque con dificultades para acercarse a los pobladísimos dominios oceánicos.

Nada varió con el paso de los minutos y el partido fue tornándose aburrido, con una "canarinha" que se estrellaba contra la muralla oceánica y una Nueva Zelanda que apenas traspasó la línea divisoria en toda la primera parte, en la que Renan fue un mero espectador más.

Vista la poca ambición y capacidad ofensiva neozelandesa, Alexandre Pato, en el minuto 32, fue el encargado de sentenciar el encuentro y despertar momentáneamente al público al cabecear certeramente un buen envío desde la izquierda de Marcelo, el más activo y mejor de Brasil en los primeros 45 minutos.

El preparador neozelandés, Stu Jacobs, intentó variar el guión en la reanudación introduciendo de salida dos hombres con más mordiente, Draper y Jenkins, pero no fue más que una ilusión que Ronaldinho, en el minuto 54, borró de un plumazo al materializar una falta directa por bajo y desde el flanco derecho de Spoonley.

El de Porto Alegre, no muy entonado hasta entonces, se animó con el gol y seis minutos después logró el cuarto para Brasil tras anotar un penalti cometido sobre él mismo.

La media hora restante sobró dada la superioridad brasileña sobre el terreno de juego y en el marcador, y sólo Ronaldinho, que lo volvió a intentar a balón parado en el minuto 72, puso con sus acciones algo de picante a una recta final del duelo en el que Dunga aprovechó para comprobar "in situ" las evoluciones de hombres como Ilsinho, Thiago Neves y Rafael Sobis, que hizo el quinto de la "canarinha" en el descuento al batir a Spoonley en su salida.

Brasil cerrará la primera fase del torneo olímpico el miércoles ante China en Qinhuangdao, un partido en el que intentará certificar un primer puesto del Grupo C que podría meterse en el bolsillo hoy mismo si China y Bélgica empatan en el partido que disputarán a partir de las 19.45 horas (11.45, hora GMT).

Alineaciones:

0. Nueva Zelanda: Spoonley; Scott (Ellenson, m.61), Hogg, Nelsen, Boxall; Peverley, Elliott, Henderson, Brockie, Van Rooyen (Draper, m.46); y Killen (Jenkins, m.46).

5. Brasil: Renan; Rafinha (Ilsinho, m.65), Breno, Álex Silva, Marcelo; Hernanes, Anderson, Lucas (Thiago Neves, m.71), Diego (Rafael Sobis, m.71), Ronaldinho; y Alexandre Pato.

Árbitro: el francés Stephane Lannoy, auxiliado en las bandas por sus compatriotas Eric Dansault y Frederic Cano. Amonestó al neozelandés Brockie (m.43).

Goles: 0-1: Anderson, m.2; 0-2: Alexandre Pato, m. 32; 0-3: Ronaldinho, m.54; 0-4: Ronaldinho (p.), m.60; 0-5: Rafael Sobis, m.92.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo C y disputado en el Estadio Olímpico de Shenyang, al que asistieron unos 50.000 espectadores, la mayoría de ellos aficionados chinos que aguardaban el encuentro posterior de su selección ante Bélgica, aunque también se dejaron notar en las gradas varias decenas de seguidores cariocas y neozelandeses. Terreno de juego en buenas condiciones y tarde cubierta, con 32 grados de temperatura y un 53 por ciento de humedad. Brasil vistió enteramente de azul y, al igual que el combinado femenino ayer, jugó con una camiseta "limpia", sin símbolo alguno, salvo el de la firma patrocinadora.
 
Argentina sufre para vencer a Australia
 
La selección olímpica de Argentina ha conseguido hoy su clasificación matemática para cuartos de final en los JJOO de Pekín 2008, tras vencer hoy en Shanghai a Australia con un solo tanto, en un partido que ha sido más difícil por la férrea defensa oceánica que por la calidad de los rivales de Argentina. El partido ha comenzado bajo la lluvia, con un conjunto australiano, que hoy ha vestido su segunda equipación, de amarillo, y que ha tratado de tomar el pulso de Argentina durante los minutos iniciales, aunque Argentina ha dejado claras las diferencias desde el principio. Australia estaba bien colocada, pero reaccionaba con lentitud ante el embate cada vez más constante de los argentinos, que empezaron a crear ocasiones de peligro cada pocos minutos, en comparación con las escasas llegadas del equipo amarillo, como un una aventurada oportunidad de Celeski que ha desbaratado la defensa albiceleste (min. 20). Como Argentina esperaba, Australia jugó cerrándose bien en la defensa y apostando por un contraataque de pase largo, pero Riquelme, Agüero, Messi y Lavezzi encontraban los huecos adecuados una y otra vez, y el encuentro se convirtiendo cada vez más en un asedio incesante de los sudamericanos contra la portería de Federici.

Cuando controlaba el balón, el equipo oceánico parecía tener miedo de perderlo, mirando más a su portería que a la de Ustari, mientras Argentina sabía mantener la pelota hasta el área rival, donde casi siempre atacó por el centro con pases precisos y rápidos, aunque debía esquivar demasiados rivales y no conseguía crear ocasiones claras. El veterano delantero australiano Archie Thompson (PSV Eindhoven, Holanda) desperdició una de las ocasiones más claras de su equipo durante la primera parte (min. 38), cuando se quedó solo ante Ustari pero disparó demasiado pronto, con un tiro que se fue muy alejado del palo izquierdo. Entretanto, Argentina fue brindando momentos de buen fútbol, como una pared de Messi con Riquelme, tras la que el rosarino acabó estrellando el balón fuera, con un disparo bienintencionado desde lejos, que a punto estuvo de entrar sorprendiendo a Federici (min. 44).

Llegados al descanso, aunque sin goles, Argentina había logrado nueve tiros a puerta contra el único de Thompson, y cuatro córners contra uno, y sólo le faltaba abrir un poco más su juego para empezar a cañonear la portería australiana con mejores resultados. En el segundo tiempo Argentina saltó al campo consciente de sus errores y empezó a aprovechar mejor las bandas, y en los dos minutos siguientes creó así varias oportunidades de peligro, como un remate de Lavezzi frente al portero que no encontró la red (min. 46) y otro disparo de Mascherano que a poco estuvo de ser gol (min. 48). Con su maquinaria ya bien engrasada y con un juego mucho más abierto y rápido que el de los australianos, sólo parecía cuestión de tiempo que, pese a la humedad y el calor, Argentina acribillase el portal de Federici.

En el minuto 60 Batista sacó a Agüero y lo sustituyó por Di María para darle frescura a la banda izquierda, pero la delantera argentina, pese a su insistente acoso, no conseguía marcar, ante un rival que parecía más empeñado en no encajar un tanto que confiado en cualquier posibilidad de aspirar a llevarse los tres puntos. Hasta ocho y nueve jugadores australianos llegaron a atrincherarse en la defensa en ocasiones, mientras pasaban los minutos y los albicelestes empezaban a sentir que se les escurría la posibilidad de clasificarse hoy para cuartos. Australia hizo sus cambios para ganar tiempo, en incluso el portero Federici se llevó una tarjeta amarilla por tardar en sacar, mientras Argentina se seguía acercando, con un tiro de Messi que se fue alto por poco (min. 73) y otro de Lavezzi que casi entró por la escuadra (min. 75). Al final, el gol llegó en una gran jugada de toques rápidos e impecables entre Messi, Riquelme y Di María, jugador del Benfica (Portugal), que puso un pase perfecto a Lavezzi, quien con un potente disparo consiguió reflejar en el contador la superioridad albiceleste (min.77).

Bronce histórico de 'Pirri' La esgrima española logra su primera medalla olímpica

La esgrima española ya cuenta con un héroe, su primer medallista olímpico. Final de una historia plagada de sinsabores en los Juegos, cuando mucho se prometía y nada se conseguía sobre el tapiz de competición. José Luis Abajo tocó la gloria en el combate por el tercer y cuarto puesto frente al húngaro Gabor Boczko, al que derrotó jugándosela a un tocado de oro (8-7). Y por si no bastara su inscripción en la historia de su deporte en España, el bronce de Abajo también tiene un matiz inolvidable: es el metal número 100 de la delegación española en todas sus participaciones olímpicas. [Conozca a 'Pirri'] [Álbum]

Abajo cumplió el sueño de toda su carrera deportiva al lograr el bronce en la competición individual de espada. La esgrima, único deporte con origen español, sólo había dado diplomas y medallas en Mundiales y Europeos. Ahora ha superado una barrera histórica.

Se llevó el pulgar una y otra vez a la boca para dedicarle el éxito más importante de su carrera a su hija Lucía

Tras la derrota en la semifinal frente al italiano Matteo Tagliariol -que después conquistaría el título ante el francés Fabrice Jeannet-, el tirador madrileño sufrió un bajón. Se sintió cansado, con una motivación a la baja para afrontar el combate por el bronce. En ese mal momento ya había hecho historia, puesto que era el primer español en disputar a una semifinal olímpica. "Pero para hacer historia hace falta el metal", dijo disgustado.

"Mi maestro, Ángel Fernández, me dijo unas palabritas mágicas para recobrar la moral. Me dijo que a mi vuelta a Madrid me iba a estar esperando mi hija, que se ha quedado con su abuela, y que tenía que verme con una medalla", contó Abajo ya con Alberto de Mónaco esperándole en el podio para entregarle la de bronce.

La esgrima es el único deporte olímpico de origen español

Serían esas palabras mágicas las que le dieron fuerza para realizar un combate tan emocionante que se decidió pasados los tres tramos de tres minutos en el que normalmente se decide un duelo. Fue en la prórroga por un resultado corto y ajustado. Justo antes del tocado que le daba el triunfo ante el húngaro, ambos habían marcado un doble que "hizo saltar el corazón a todos". Y a continuación, la estocada certera, la del bronce.

José Luis Abajo, 'Pirri' para los amigos y compañeros, tuvo que enfrentarse a cinco rivales en un día de un desgaste colosal. Ganó cuatro, sólo cedió ante Tagliariol, un 'megacrack', etiqueta de la que él se excluye: "Soy muy agresivo, lo que suple en parte mis carencias técnicas". Tiene 30 años y todavía futuro en un deporte en el que se suele alcanzar el máximo nivel entre los 27 y los 33 años, según técnicos y estadísticos.

'Pirri' estuvo acompañado en las gradas no sólo por su esposa y su familia, sino también por amigos y por los otros cuatro miembros del equipo nacional de esgrima, con los que celebró el título. Se lo dedicó especialmente a su hija. Lucía, de apenas seis meses, no pudo ver a su padre ganar la medalla, pero podrá disfrutar en el futuro de sus imágenes llevándose a la boca el dedo pulgar en un claro gesto hacia su pequeña.

Básquet: El “Dream Team” derrota al anfitrión
 
El equipo estadounidense se lució ante China y ganó en su debut 101 a 70. Los asiáticos presentaron fuerte resistencia en la primera mitad, pero luego el favorito a la medalla dorada sacó a relucir su mejor repertorio.
 
Estados Unidos venció a China 101 a 70 en su debut en estos Juegos Olímpicos. Así, el “Dream Team” salió con el quinteto inicial más utilizado hasta ahora (Jason Kidd, Kobe Bryant, Lebron James, Carmelo Anthony y Dwight Howad), mientras que los locales salieron con sus dos NBA de inicio (Yao Ming y Yi Jianlian).

El equipo chino salió con todo y un triple de Yao Ming, fue un aviso de lo que venía a continuación. Los locales lograron conectar varios triples ante su enfervorizado público, y llegaron a mandar en el marcador 7-11, lo que obligó a Mike Krzyewski a pedir el primer tiempo muerto del partido.

Tras este tiempo, llegó la reacción americana con un parcial de 9-0 lo que aprovecharon los USA para mandar en el marcador al final del primer cuarto por 20-16.

En el segundo cuarto, China seguía complicándole la ida a su rival gracias a su acierto desde la línea de 6.25, llegando a estar con un 7 de 11 en un momento del segundo cuarto. Por el contrario, EE.UU “moría” precisamente desde la línea con un 1 de 9 también en el segundo cuarto.

Con 29-29, los americanos apretaron claramente en defensa con el regreso a cancha de Jason Kidd y varios robos de balón culminados con volcadas para poner un tranquilizador 49-37 al descanso.

La segunda parte fue un verdadero paseo triunfal para los americanos, con Kobe Bryant y Lebron James liderando la ofensiva al principio del tercer cuarto, y con un Dwyane Wade ofreciendo un recital físico a los asistentes.

Los últimos 12 minutos sobraron en su totalidad ya que se entró en el último cuarto con 26 de ventaja para EE.UU. Minutos para los menos habituales como Carlos Boozer, Tayshaun Prince y Michael Redd y una ventaja que no dejó de crecer, llegando a una máxima de 35.

Pese al paso de los minutos y a ver el partido perdido, el ídolo local Yao Ming no dejó de luchar en la zona ante sus rivales, y cuando dejó el partido a poco más de 3 minutos para el final lo hizo con el puño en alto ante la atronadora ovación de sus paisanos. (13 puntos y 10 rebotes para el de los Rockets)

Ficha técnica:

Estados Unidos: Kidd (-), Bryant (13), James (18), Anthony (3), Howard (13). Wade (19), Bosh (9), Paul (3), Williams (9), Prince (-), Boozer (5) y Redd (9).

China: Liu (6), Zhu (11), Jianlian (9), Sun (8), Ming (13). Wang Zhizhi (8), Chen (2), Wang Lei (-), Shipeng Wang (2), Quinpeng Zhang (5), Li (6) y Du (-).

Arbitros: Jungebrand (FIN), Facchini (ITA) y Belosevic (SRB).

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios