www.diariocritico.com

Castilla-La Mancha se viste de luto

Una veintena de fallecidos en el accidente de Spanair eran de Castilla-La Mancha

Una veintena de fallecidos en el accidente de Spanair eran de Castilla-La Mancha

Al menos, una veintena de fallecidos en el avión de la compañía Spanair siniestrado ayer en el aeropuerto de Barajas son de Castilla-La Mancha. Las provincias de Toledo, Cuenca, Guadalajara y Ciudad Real se visten de luto por la pérdida de algunos de sus ciudadanos, en muchos casos familias enteras.

Castilla-La Mancha ha sido una de las comunidades sacudidas por la tragedia del avión de la compañía Spanair que ayer, miércoles, se estrelló a los pocos segundos de despegar en el aeropuerto madrileño de Barajas.

Mientras el equipo de 20 forenses sigue practicando autopsias e identificando a los cadáveres en el pabellón número seis de IFEMA, se van conociendo datos e identidades de los 153 fallecidos en este accidente aéreo, uno de los más trágicos de la historia de la aviación comercial española.

Sara Conejo y Tamara Gallardo, dos jóvenes de Alameda de la Sagra (Toledo) son dos de las víctimas, que contrataron billetes para viajar a Canaias en el avión siniestrado. Según la concejal de Bienestar Social del municipio, Toñi Jimeno, las jóvenes, de 21 y 25 años, compraron los pasajes en una agencia de viajes de Añover de Tajo, localidad vecina a la suya, y se disponían a disfrutar de unos días de vacaciones tras las fiestas de su pueblo.

También en la provincia de Toledo, un matrimonio, Mario Noriega Rico y María Luis Rey Murillo, acompañados de sus hijos, Victor Noriega Rey y Sergio Noriega Rey, estaban entre los viajeros que embarcaron en el vuelo siniestrado. A estas horas, Diariocrítico no tiene constancia del fallecimiento pero si ha podido saber que familiares de Mario han acudido al Recinto Ferial de IFEMA para intentar reconocer los cadáveres.

En la provincia de Ciudad Real, y concretamente de Almagro, habían partido los cuatro miembros de una misma familia. El matrimonio compuesto por José Alcázar de 47 años, su mujer María Victoria Asensio de 45 años y sus hijas, Inmaculada de 19 y Nieves de 11. Todos ellos se encuentran entre los fallecidos.

También en la provincia de Ciudad Real, pero procedentes del municipio de Alamillo, otros cuatro miembros de una misma familia se encuentran entre los fallecidos. Se trata de Laudencio García Martín, junto a su esposa y sus dos hijos de 14 y 16 años de edad.

Según el alcalde de Alamillo, Pablo Fernández, Laudencio era un profesor de 46 años que había estado en el peublo en las fiestas de este agosto y se disponía a regresar a las Palmas de Gran Canaria, donde residía desde hace más de veinte años.

Un matrimonio de Viso del Marqués (Ciudad Real), aunque residente en Madrid, y sus dos hijos se encuentran también entre las 153 víctimas mortales del accidente de ayer del avión de Spanair en el aeropuerto de Barajas.

Según confirmaron fuentes del Ayuntamiento, los fallecidos son Baldomero Prados Almodóvar, de 48 años; su mujer, María del Carmen Ceprián Valverde, de 44 años y, sus hijos, José Francisco e Ignacio, de 19 y 16 años, respectivamente.

Las fuentes municipales señalaron que las muertes de los cuatro miembros de la familia, que iba a Canarias a pasar unos días de vacaciones, han sido confirmadas por familiares de la misma. Los cuerpos serán enterrados en la localidad.

También originarios de Ciudad Real, y concretamente de la localidad de Torralba de Calatrava procedían tres de los viajeros que embarcaron en el avión siniestrado. Se trata de Gregoria Mendiola, su marido Alfredo Acosta Sierra y su hijo de ocho años, Jesús Alfredo Acosta Mendiola.

Aunque en un primer momento se pensó que los padres del menor habrían fallecido en el accidente, finalmente se ha confirmado que la madre del menor de 8 años ingresado en el Hospital Niño Jesús, ha sido identificada hoy como una de las heridas ingresadas en el Hospital Ramón y Cajal, según confirmó el vicepresidente primero de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata.

Jesús Alfredo Acosta Mendiola, de 8 años, se encuentra ingresado en el Hospital Niño Jesús y está siendo intervenido por un traumatismo leve en una de sus piernas. Se pensaba que el menor se había quedado huérfano, ya que el padre, Alfredo Acosta Sierra, de unos 60 años de edad y origen colombiano, falleció en el siniestro.

Pilar López Duque, natural de Castejón (Cuenca) que reside en Madrid con su marido desde hace años, se encuentra en la lista oficial de los pasajeros que integraban el vuelo, facilitada por Spanair.

Por otra parte, una joven descendiente de la localidad guadalajareña de Valdeavellano, por parte de padre, Carmen Rojo Rosa, es una de las personas que viajaban ayer en el avión siniestrado en Barajas, y a falta de confirmación oficial, todo indica que la joven no está entre los supervivientes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.