www.diariocritico.com

Gitana, ¿tú me quieres?

Comienza septiembre calentito de novedades editoriales. Y hacen bien porque o venden ahora o ya no venden. Lo que empieza a promocionarse ahora tiene un amplio recorrido de aquí a diciembre para ser lo más vendido en Navidad. Y miren ustedes por dónde le ha tocado la china de la suerte a Mila Ximénez que ayer presentó su segundo libro pero primera novela.

Estoy plagada de defectos y uno de ellos es la sinceridad. Así que es de obligación por mi parte decir antes de nada que la Ximénez es amiga mía y que por lo tanto nada de lo que diga en esta columna de ella será negativo. Y, por otra parte, lo que diga de ella tampoco será objetivo. Avisados están.

Gitana, ¿tú me quieres?, es el título de esta novela que desde que Mila empezó a escribir yo fui leyendo. Desde el principio me enganché a ella como te enganchas a un culebrón venezolano porque tiene todos los ingredientes para ello: sexo, pasión, venganzas, buenos, malos, ricos, pobres…pero es que encima la tía escribe bien y entonces ya no puedes parar. Yo recuerdo que me pasaba por mail los capítulos para que le diera su opinión y yo siempre quería más. No me llegaba. Esperaba ansiosa el siguiente capítulo como quien espera que pase el fin de semana para que vuelva la telenovela a las cuatro de la tarde. La historia de la novela es de una tía muy mala y muy (que es cantante de coplas), de su madre que todavía es peor, de un torero muy guapo que pasa por su vida y de un par de personajes que están a su alrededor y que conforman la trama que está perfectamente estructurada.

Mila ayer vio por fin el parto de su hijo-libro que más bien ha sido el parto de la burra. Yo sé lo que ella ha sufrido escribiendo este libro, sé cómo los personajes se le iban de las manos sin que ella pudiera hacer nada. “Es que cobran vida, hacen lo que les da la gana sin que yo lo pueda remediar”, me decía una vez en una de las tantas sobremesas que hemos disfrutado. Por todas estas cosas me hacen gracia los cometarios maledicientes que insinúan que ella tiene negros que le escriban sus novelas. No sólo nos es cierto (yo doy fe) sino que es que además su estilo escribiendo es muy similar a su modo de hablar.

Mila Ximénez, tan querida como odiada es un personaje cuando menos curioso. Ayer muchos periodistas quisieron sacar de ella declaraciones sobre la Pantoja (la protagonista de la novela se parece sospechosamente a ella) y ella hizo lo de siempre: decir lo que le da la gana. Hace bien. Lo que hace gracia es que llama a las cosas por su nombre, no se corta un pelo a la hora de decir lo que piensa y quizás por ello despierte las mismas simpatías que odios. En cualquier caso (hay que reconocerlo) escucharla es siempre divertido y desde luego leer su novela más. Se la recomiendo.

Y a ti, querida Mila: suerte porque yo creo que ya va siendo hora de que te la merezcas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios