www.diariocritico.com

LIBROS sobre el diálogo Cataluña-España

'España, capital París. Origen y apoteosis del Estado radial: del Madrid sede cortesana a la capital total', por Germà Bel

"España, capital París. Origen y apoteosis del Estado radial: del Madrid sede cortesana a la capital total", por Germà Bel

España, capital París. Origen y apoteosis del Estado radial: del Madrid sede cortesana a la capital total (Ed. Destino) es el relato de un viaje, no exento de sorpresas, por los tres últimos siglos de la historia de España. El autor, el catedrático Germà Bel se remonta a 1561, año en el que Madrid, una modesta ciudad del centro peninsular, es designada sede permanente de la Corte de los Austrias. Pero el recorrido se inicia propiamente a primeros del siglo XVIII, cuando, tras la Guerra de Sucesión, Madrid deviene capital política, y en 1720, de la mano de Felipe V, queda fijado ahí el kilómetro cero de las comunicaciones españolas.

La apoteosis del nuevo Estado radial llegará en las últimas décadas, con la consagración de la capitalidad económica de Madrid, convertida finalmente y con carácter irreversible en capital total. Esto es, en el París de España, el mismo que soñaron desde nuestros primeros monarcas borbónicos hasta ilustres reformadores de la España contemporánea.

El libro repasa los dos factores que han sido cruciales en este proceso: la capitalidad político-administrativa de Madrid y el sistema radial de transportes y comunicaciones. Con el autor, transitaremos desde las seis "carreras de postas" definidas por Felipe V y las carreteras radiales de Fernando VI y Carlos III, hasta la España del ferrocarril, a mediados del siglo XIX, las autopistas del siglo XX y los medios de transporte más recientes: el AVE y el transporte aéreo.

Un conjunto de actuaciones que ha obedecido a objetivos administrativos y políticos mucho más que a las dinámicas económicas -"mercado transversal, Estado radial", resume el profesor Bel-, siguiendo un patrón histórico regular y continuado desde el siglo XVIII: hacer una España como Francia, con un Madrid como París. Lo que permite entender por qué las políticas de infraestructuras en la España actual son tan singulares y diferentes a las de los países de nuestro entorno, y por qué suscitan un consenso tan amplio, tal vez el único en el que convergen sin fisuras gobierno y oposición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.