www.diariocritico.com

Petardo de Cayetano, Perera y la organización

Corrida de la Prensa: Mal toros y toreros, peor la autoridad cómplice

Corrida de la Prensa: Mal toros y toreros, peor la autoridad cómplice

Esta es la crónica de un petardo anunciado y que se repite año tras año. Un fiasco del que no se salva la terna (El Juli -que fue el menos malo-, Perera y Cayetano), que se trajo bajo el brazo sus en general flojos toritos, ni el presidente por su complicidad, ni la Asociación de la Prensa como organizadora.
"Ooooooolé", "oooooolé", "ooooooolé", jaleaban los tendidos mientras Cayetano toreaba ¿...? al sexto de la tarde. Quien lo escuchara desde fuera pensaría que los de dentro presenciaban la autenticidad de la Fiesta: la bravura de un bicorne enfrentada y dominada artísticamente por los señuelos de los coletudos. Que disfrutaban y se ahogaban de pasión sus corazones. Que aquello era el sumum, la utopía, la perfección, la desconcatenación astral... Pero todo era un burla.

Eso sí, de proporciones infinitesimales respecto a la que los espectadores -incluidos los del clavel y la prensa rosa y de las vísceras que acudieron a jalear a su ídolo Cayetano- habían sufrido en esos estertores del penoso espectáculo. Porque, como es habitual desde unas temporadas, la Asociación de la Prensa hizo su montaje de espaldas a los aficionados.

Contratando a tres figuras -este martes realmente una figurita, El Juli, y dos figurones, Perera y el propio publicista y modelo de Armani-, y permitiéndole que cada una de ellas se trajera del campo los toritos de sus divisas comerciales favoritas que le gustaran para hacerles monerías y cucamonas.

En esta cascada de responsabilidades del fraude no podemos olvidar a los veterinarios, aprobando tres bichos indignos de Madrid, que tenían volumen pero no trapío y eran feos de hechuras, como 2º, 3º y 6º. Y, por supuesto, de la autoridad -"¿a quién defiende?", como rezaba una pancarta en el sanedrín sabio del 7-, que se saltó a la torera el reglamento al permitir que no hubiera sorteo de lotes y al no devolver al corral por inválidos a todos. 

Encaste santacolomeño

El desafuero lo completaron los coletudos, mayormente dos. Porque El Juli, tuvo el gesto de salirse, con su primero, del monoencaste del 'bobus tontus' de Domecq para escoger uno del más encastado santacolomeño, el de La Quinta, con el que anduvo fácil, templado y ortodoxo. Pero su labor no caló en demasía por la falta de fuerzas del bicho, y porque Julián López marró repetidas veces con las armas toricidas.

Ya en el otro, de Victoriano del Río, el único serio de presentación, amén de bella estampa, se estrelló con su flojera y cortó pronto la faena o lo que fuera aquello. Claro que El Juli parecía Joselito y Belmonte a la vez comparado con sus compañeros. Un Perera que se puso pesadísimo con el invalidísimo Cuvillo que hizo segundo y naufragó con el del Ventorrillo que, aunque también escaso de fuerzas, tenía codicia y fijeza, cualidades frente a las que el extremeño aportó insufribles mantazos.

Y un Cayetano que no es que naufragara, es que se ahogó por partida doble. Primero con el feo y rebrincadito pero manejable de Domingo Hernández, ante el que parecía que era imposible torear peor. Mas sí lo era, sí. Fue capaz de 'superarse' con el aún más manejable -y antiestético por conformación abufalada, pelaje y engatillados pitones- de Toros de Cortés al que molió a telonazos.Tan fatal estuvo este Rivera Ordóñez que parecía que el que andaba por el ruedo era su hermano Francisco...

De ahí los olés irónicos, rematados con una definición mejor que, como siempre, se inció en eltendido 7: "ladrones, ladrones". Y olé. 

Ficha de la corrida

Toros de LA QUINTA, NÚÑEZ DEL CUVILLO, DOMINGO HERNÁNDEZ, VICTORIANO DEL RÍO, EL VENTORRILLO y TOROS DE CORTÉS, desiguales de presentación y juego, todos justos de fuerzas. EL JULI: silencio tras aviso; silencio. MIGUEL ÁNGEL PERERA: silencio; pitos tras aviso. CAYETANO: silencio; silencio. Plaza de Las Ventas, 25 de mayo. Corrida de la Prensa, fuera de abono pero dentro de la feria de San Isidro (20º). Asistió y le brindaron sus primeros toros la Infanta Doña Elena, acompañado por el presidente de la Asociación de la Prensa, Fernando González Urbaneja (en la foto).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.