www.diariocritico.com
Juan Carlos Corazza versiona a Strindberg en 'Hambre, locura y genio'

Juan Carlos Corazza versiona a Strindberg en 'Hambre, locura y genio'

viernes 02 de enero de 2015, 18:09h

'Hambre, locura y genio', espectáculo teatral de la compañía Teatro de la Reunión,se presenta estos días en el Off del Teatro Lara, y es la última propuesta de Juan Carlos Corazza, uno de los maestros  más reconocidos de la escena española (no en vano Corazza ha impartido cursos en Italia, Brasil, Argentina, Chile, Rusia y Estados Unidos, por los que han pasado muchos nombres conocidos de la escena y la gran pantalla). El espectáculo está compuesto por dos de las obras cortas más emblemáticas de August Strindberg, traducidas  del sueco por Astrid Menasanch (actriz y dramaturga),  ahora en versión y dirección de Corazza, que también fue maestro de la traductora: 'Débito y crédito' y 'El pelícano'.

Al escritor y dramaturgo sueco Johan August Strindberg (1849-1912), se le considera como uno de los escritores más importantes de Suecia y es reconocido en el mundo principalmente por sus obras de teatro, aunque es también autor de novelas, narraciones breves, poemas, ensayos, sátiras y otros libros sobre historia y viajes. Pero  como el Strindberg  que hoy nos ocupa es el dramaturgo, hay que  poner por delante que él es, sin duda, el renovador del teatro sueco y precursor del teatro de la crueldad y del teatro del absurdo. Su influencia sobre el drama moderno es paralela a la del noruego Henrik Ibsen y al ruso Antón Chéjov. Una influencia que se dejó sentir en numerosos autores teatrales posteriores como Sean O'Casey, Eugene O'Neill, Luigi Pirandello o Pär Fabien Lagerkvist. Lo demuestra también el hecho de que todas -o casi todas-  sus obras  de teatro -unas 70-, continúan representándose hoy en día en los escenarios de todo el mundo.

Textos complejos  e historias muy claras

En 'Débito y crédito', una comedia dramática,Strindberg cuenta la felicidad de un joven científico y profesor universitario (encarnado  magníficamente aquí por Rafa Castejón), que está a punto de dar el gran salto profesional, y que  se ve frustrado por la aparición en su despacho de familiares, amantes y amigos, que acuden a él con diversas reclamaciones, exigencias y chantajes, que amenazan su  brillante e inmediato porvenir.

La segunda de las piezas representadas es 'El pelícano', drama trágico que protagoniza una mujer que acaba de enviudar. Debajo de las apariencias iniciales se esconde una persona egocéntrica, avara, inmisericorde y a quien sus hijos no le importan absolutamente nada.     Uno de ellos, el varón, descubrirá inesperadamente el contenido del testamento de su padre, que contiene inconfesados e inconfesables secretos familiares que van a hacer que nada siga igual para el núcleo familiar de ahí en adelante.

Los infiernos subterráneos de las relaciones personales y familiares  se reúnen, pues, en estas dos obras que ponen de manifiesto la dificultad, cuando no la imposibilidad, de buscar una salida   satisfactoria a las relaciones personales, sociales y familiares en la que nos envuelve muchas veces la propia vida, y que constituyen el día a día del ser humano: el hombre es un lobo para el hombre.

Entre los intérpretes  de este'Hambre, locura y genio', he citado ya a  Rafael Castejón, y al joven y, a la  vez veterano actor, le acompaña un nutrido elenco de compañeros, todos ellos conun denominadorcomún, ya queen un momento u otro, han sido alumnos de Corazza. Son Ana Gracia, Manuela Velasco, Tamar Novas, Paula Soldevila, Pepe Lorente, Inés Higueras, José Gimeno, Raúl de la Torre, Laura Díaz, Manuel Chacón y Pilar Bergés.

Estupendas tanto la iluminación, de The Blue Stage Family, como el espacio sonoro (a cargo de Rafa Castejón, Pepe Lorente y Tamar Novas), como el vestuario que son fruto de la iniciativa de la compañía, aunque en este último aspecto con la colaboración de Miriam Jarillo.

Corazza ha sabido canalizar muy bien la complejidad de los textos y los personajes de Strindberg al trasladarlo a los actores de ambas piezas porque, en general, todos los actores transmiten en la interpretación de sus personajes respectivos una dosis alta de   naturalidad que ellos saben también apoyar dando el énfasis preciso en cada frase y en cada situación.

En definitiva, un espectáculo de Corazza, este 'Hambre, locura y genio',  que constituye una verdadera metáfora de una sociedad como la nuestra que viene dando ejemplos constantes, en todo tiempo y lugar, de que el hombre no es en la naturaleza, ni en los otros animales que integran la creación, en donde encuentra a su mayor enemigo, sino en los otros hombres, en los otros individuos de su especie porque es en ellos en donde permanentemente ve un competidor que limita sus ambiciones, sus anhelos, sus proyectos y sus sueños.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.