www.diariocritico.com

desahucios Madrid

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena ha sufrido este jueves un escrache de un grupo de activistas por el derecho a la vivienda, similar al que vivieron durante la jornada de San Isidro la candidata de Cs, Begoña Villacís y el candidato del PP, José Luis Martínez Almeida. Carmena se ha acercado a los concentrados para pedirles que permitieran acabar el acto e instándoles a volver a reunirse con ella, aunque estos le han llegado a llamar "buitre" y han manifestado su hartazgo "ante las reuniones y promesas" y han exigido el fin de los desahucios.

El Ayuntamiento de Madrid y el Colegio de Procuradores han firmado un convenio de colaboración para la detección y protección de situaciones de vulnerabilidad en el marco de los lanzamientos efectuados en procedimientos hipotecarios y de desahucio por impago de rentas. Esta herramienta se considera un avance más para proteger a las personas y familias vulnerables que se encuentran en un proceso de desahucio de sus viviendas.

  • 1

Los desahucios y la crisis de la vivienda no han terminado en España. Esta es la principal conclusión del informe de Amnistía Internacional (AI) sobre la situación del derecho a la vivienda en nuestro país. Diez años después de que comenzara la crisis económica, el derecho a la vivienda sigue rodeado de “oscurantismo”, según denuncia la organización, que pone como ejemplo los 34.193 desahucios por impago de alquiler en 2016, en los que ni siquiera se distingue entre locales comerciales y viviendas. Según Amnistía, esta crisis afecta especialmente a las mujeres, y tiene mayor incidencia entre las víctimas de violencia de género y aquellas que encabezan hogares monomarentales. "En lugar de tomar medidas para proteger a las miles de familias afectadas, las autoridades han dado pasos hacia atrás, liberalizando y flexibilizando los contratos de alquiler y proceso de desalojo, como consecuencias de las reformas en la Ley de Arrendamientos Urbanos y en la Ley de Enjuiciamiento Civil", denuncia AI en su informe.