www.diariocritico.com

ébola en España

> Teresa Romero no tuvo contacto con parientes o amigos de Galicia ni abandonó Madrid en vacaciones

La enfermera contagiada por ébola no viajó a Galicia desde que contrajo el virus, ni tampoco amigos o familiares de la Comunidad gallega se desplazaron a Madrid ni tuvieron contacto con ella, según ha trasladado este martes el Ministerio de Sanidad a la Xunta. Eso parece paralizar la histeria sobre la idea de que Teresa Romero hubiera hecho un posible contagio masivo a otras personas al ser portadora del virus durante muchos días.

- La enferma alertó de sus síntomas 3 veces sin que se activase ningún protocolo
- La otra enfermera ingresada en el Carlos III da negativo en la prueba

El presidente del Consejo General de Veterinaria, Juan José Badiola, asegura que hasta el momento no hay ningún estudio que haya demostrado que el virus del ébola se pueda contagiar de seres humanos a perros, tras conocerse que la enfermera afectada tras atender al religioso Manuel García Viejo tiene un perro que podría ser sacrificado.

La Comunidad de Madrid ha dictado una orden judicial para llevar a cabo el sacrificio del perro de la enfermera contagiada de ébola. Antes, su marido había denunciado a la Comunidad de Madrid tras pedirle consentimiento para sacrificar al perro.

La prueba del ébola practicada a la otra enfermera ingresada en el Hospital Universitario La Paz-Carlos III y que estuvo en el equipo que atendió a Manuel García Viejo ha dado negativo, según han informado  fuentes de la Consejería de Sanidad.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid acudirá hoy mismo a la finca donde vive Teresa R., la auxiliar de enfermería infectada con el virus del ébola, y su marido, Javier L., para desinfectar las zonas comunes, han informado a Europa Press fuentes del departamento que dirige Javier Rodríguez.

Un total de cuatro personas permanecen ingresadas en el Hospital La Paz-Carlos III, de los cuales sólo una persona es un caso confirmado (el de la técnico auxiliar de enfermería). Entre los sospechosos, se estudia al marido de la técnico de enfermería, a un ingeniero que viajó recientemente a Nigeria, habría dado negativo en la primera prueba, y una enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de La Paz que habría estado expuesta al virus de forma protegida y que no presenta fiebre, pero está ingresada por motivos de seguridad.
- Otra enfermera que atendió a los misioneros, en observación
- Los dos grandes errores que condenan a España