www.diariocritico.com
     29 de septiembre de 2021

Feria de San Isidro 2021

Tan necesitado como anda de sonoros triunfos ese valerosísimo coletudo tan excesivamente castigado por los toros que es Román, y va y se cierra el mismo una posible puerta grande isidril por marrar a espadas. Esos desafueros no malogran sus dos excelentes, aunque distintas, faenas bien jaleadas por el público, pero sí las estadísticas y el impacto mediático. Con un encierro de Adolfo Martín, muy en el tipo y pelaje, amén de con excelente trapío, varios de ellos bravos en el caballo y todos ovacionados de salida, pero dificultososo en el último tercio, también brilló, Juan del Álamo, aunque en menor medida que el valenciano y José Garrido dejó detalles de su calidad capotera.

Ya se sabe de los problemas de la casta. Sí, de esos bicornes que, sin alcanzar la catadura de marrajos, venden cara su vida y no son fáciles de torear como con los bobos que tanto gustan a los mandamases del escalafón. Pero, ojo, no son ilidiables; al contrario con valor, técnica y oficio se puede triunfar con ellos. Cual aconteció en esta tercera del ciclo isidril -por cierto lejos del lleno en los tendidos a pesar de ser un cartel de figuras, cuestión nada baladí de la que alguien debería tomar nota-. A la condición encastada en general de los bureles de Alcurrucén, en diverso grado y complicaciones, sólo se enfrentó El Juli, aunque marrara con las armas toricidas. Sus compañeros de terna, Manzanares y Ureña, sin llegar a la indolencia ‘morantina’, naufragaron. En espectáculo de rejoneo del domingo cortó dos orejas Guillermo Hermoso, y otra su padre Pablo y Lea Vicens ante toros despuntados reglamentariamente de Fermín Bohórquez.

  • 1