www.diariocritico.com
     28 de enero de 2021

perro ébola

Una treintena de personas se ha concentrado este domingo en la Plaza de España de Cuenca para reclamar justicia por el sacrificio de Excalibur, el perro de la auxiliar de enfermería contagiada por el virus del ébola, Teresa Romero, y que Juan Miguel Chamante, uno de los portavoces del Bloque Antiespecista de Cuenca, convocante de la concentración, ha calificado de una "acción rastrera" por parte del Gobierno, recordando que no es un caso aislado.

Ni las firmas en internet ni las peticiones en la red social han surtido efecto. El perro de la auxiliar de enfermería con ébola ha sido sacrificado este miércoles. Además de los mensajes de pésame, ha destacado la incredulidad en la red social Twitter, tanto en el sentido de un cuestionamiento de la decisión como en el de los que se preguntaban por qué recibía tanta atención un solo perro.

Excalibur, el perro de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, ya ha sido sacrificado, según ha confirmado la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. El animal será llevado a una incineradora de Paracuellos del Jarama. Se cumple así el supuesto por el que un abogado relacionado con el tutor del perro había asegurado que se planteaba una demanda por "daños morales" tras la muerte del animal.

El abogado del presidente de Mascoteros Solidarios, Víctor Valladares, adelantaba esta tarde, justo antes de confirmarse el desenlace, que están estudiando pedir una "indemnización y daños morales" si sacrifican a Excalibur, el perro de la mujer contagiada del ébola. 
  • 1