www.diariocritico.com

Teatros del Canal

Envuelta en una niebla espesa que no cesará durante toda la función, la Sala Verde de los Teatros del Canal de Madrid recibe a un público diverso (adolescentes, jóvenes, gente madura) que no sé muy bien si sabe lo que va a presenciar en unos minutos. Una joven ligeramente vestida con un vaporoso vestido blanco, va y viene como una autómata de izquierda a derecha, y viceversa, del escenario golpeando con rabia las cortinas de los dos extremos cada vez que completa el itinerario. Al tiempo, a través de megafonía, una voz metálica de niña adolescente recita en bucle un cuento terrible que ya da una pista de lo que el espectador va a presenciar en breve…

Si buscas un verdadero ejemplo de lo que es la libertad creadora en el teatro partiendo de un texto universalmente conocido, este es tu montaje: 'Esto no es la casa de Bernarda Alba'. La imaginación creadora de Carlota Ferrer y José Manuel Mora, partiendo de 'La casa de Bernarda Alba', de Federico García Lorca, han construido una propuesta teatral llena de imaginación, de libertad y de belleza plástica. Aquí el espíritu y la palabra de Lorca se entremezclan con la música, la danza y los audiovisuales para construir durante dos horas -que, sin embargo, dan la impresión de que apenas sean diez minutos-, una creación llena de metáforas más que sugerentes, de diálogos hermosísimos que cobran nuevos sentidos y de construcciones plásticas vivas que se agarran al corazón y al cerebro del espectador como el imán al hierro. El transgresor, atrayente, sugestivo y brillante montaje puede verse del 14 de diciembre al 7 de enero próximo en la Sala Verde de los Teatros del Canal de Madrid.

Los actores argentinos Ricardo Darín y Érica Rivas han presentado este lunes en los Teatros del Canal de Madrid el estreno en España de 'Escenas de la vida conyugal' (traducida en España como 'Secretos de un matrimonio'), una obra de Ingmar Bergman dirigida por Norma Aleandro y que se representará a partir del 1 de octubre en Barcelona para más tarde llegar a Madrid y Valencia.

Unos bancos corridos, instalados en una caja de madera de pino de apenas seis por ocho metros abierta solamente por arriba, acogen a 60 privilegiados espectadores por función en la Sala Negra de los madrileños Teatros del Canal desde el pasado día 23 hasta el 7 de enero próximo, para asistir a un nuevo, íntimo y delicadísimo acto litúrgico sobre la desesperanza, la tristeza, la angustia y la melancolía que atraviesa a los personajes del clásico Tío Vania, del autor ruso Antón Chéjov (1860-1904). Hablo del extraordinario montaje cuya adaptación y dirección corre a cargo de Alex Rigola, ‘Heartbreak Hotel’ con el subtítulo 'Vania (escenas de la vida)', que ha preparado antes sobre el papel la dramaturgista Lola Blasco.

El retrato de una familia hundida en la desgracia personal y colectiva que sobrevive como puede ante la adversidad acumulada día tras día, revés tras revés, deja atónito a un público que asiste concentrado y boquiabierto a una historia llena de vida en algún apartamento viejo y destartalado de una gran ciudad de la Argentina. Se trata de ‘La familia Coleman’, un texto tragicómico escrito y dirigido por Claudio Tolcachir (Buenos Aires, 1975), que puede verse en siete únicas funciones, del 24 al 29 de octubre, en los Teatros del Canal de Madrid.

Del 7 al 29 de septiembre los Teatros del Canal acogen en su Sala Negra el ciclo Viaje al Centro de la Danza, una muestra del trabajo coreográfico que se está haciendo en estos momentos en la capital de España por los más jóvenes y destacados artistas de la danza. Son 15 las compañías que están desfilando por los Teatros del Canal con algunas de las propuestas salidas del Centro Danza Canal, uno de los centros más dinámicos en cuanto a creación coreográfica de España. Sus nueve estudios están posibilitando que muchos de los nombres que pasan por ellos estén nutriendo de nuevos montajes y de nuevas compañías a teatros y festivales de nueva y vieja creación.