www.diariocritico.com

Theresa May

> La primera ministra ha descartado también adelanto electoral y un segundo referéndum sobre el Brexit
> Además, ha lamentado la dimisión de tres ministros de su gabinete después de que el gobierno apoyase el acuerdo

La primera ministra británica, Theresa May ha comparecido ante los medios en un "día complicado" para aclarar que no piensa dimitir a pesar de las renuncias de tres de sus ministros y la división del partido conservador respecto al acuerdo del Brexit. Asegura que ha conseguido "el mejor acuerdo para el pueblo británico", y ya ve cumplidas sus "prioridades" en el texto pactado con la Unión Europea. May ha descartado un adelanto electoral si el Parlamento rechaza el acuerdo del Brexit, así como la celebración de un segundo referéndum.

La fecha oficial para el 'divorcio' de Reino Unido y la Unión Europea es el 29 de marzo de 2019, con o sin acuerdo, ya que siguen las negociaciones. Hasta el momento, Bruselas ha dado por hecha la salida de los británicos, el llamado Brexit, aunque la propia Theresa May es partidaria de convocar un segundo referéndum dada la ajustada victoria del 'sí'. La propuesta de celebrar una segunda consulta para evitar la ruptura ha sido secundada solo por los líderes de Malta y República Checa. Hasta hoy, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se ha alineado con estas tesis en una entrevista.

Crisis en el Gobierno de Theresa May. El ministro de Exteriores, Boris Johnson ha tomado la misma decisión que el ministro para el 'Brexit', David Davis: renunciar a su cargo por discrepancias con las negociaciones con la Unión Europea. Johnson y Davis representan al sector euroescéptico y que quiere un 'Brexit duro', mientras que May prefiere optar por suavizar la salida de Reino Unido de la UE.

La Unión Europea está lista para comenzar las negociaciones de la salida del Reino Unido. Así lo han hecho saber tanto la Comisión Europea como la canciller alemana Angela Merkel que reclamaron que los acuerdos sobre el Brexit arranquen de inmediato.

La Comisión Europea ha dado el visto bueno al primer avance significativo en las negociaciones con Reino Unido sobre su salida de la UE. Tres puntos esenciales estaban sobre la mesa: los derechos de los ciudadanos, la factura pendiente y la frontera de Irlanda del Norte.