www.diariocritico.com

referéndum Escocia

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, analiza hoy en una entrevista concedida a EL PAÍS las consecuencias de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y se muestra partidario de "un Brexit blando".

ETA ha abogado por emular los procesos llevados a cabo en Escocia y el iniciado en Cataluña para lograr la independencia aprovechando un momento como el actual en el que, según la banda terrorista, existe "una alianza cada vez más amplia" favorable al derecho a decidir.

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, ha anunciado este viernes que dimitirá de su cargo en noviembre, tras el rechazo a la independencia expresado por los escoceses en el referéndum celebrado la víspera, pero ha advertido de que el "sueño" de la secesión "nunca morirá".

El PSOE también ha vuelto a respirar tras una noche conteniendo el aliento pendientes de Escocia. Como el Gobierno, Pedro Sánchez ha expresado la satisfacción del principal partido de la oposición por el "no" a la independencia y, como Mariano Rajoy, cree es una buena noticia "para todos". Pero una noticia de la que hay que sacar "lecciones políticas" y, en concreto, ha destacado que "todas las fuerzas unionistas", las vencedoras de la consulta, han centrado su campaña en "reforzar el autogobierno" de Escocia, "no en el inmovilismo".

Mariano Rajoy no ha podido esperar a la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros y ha difundido a media mañana un breve vídeo en el que ha asegurado que el Gobierno español está "muy feliz" con el resultado del referéndum de Escocia, cuyos habitantes, ha aseverado el presidente "han elegido lo mejor para ellos, para el Reino Unido, para Europa y para todos".

Twitter amanecía este viernes con el 'No' de Escocia a la independencia corriendo como la pólvora por las redes. La mitad de las etiquetas más mencionadas en esta red social, o trendic topics, estaban relacionadas con la noticia. Los tuiteros españoles comentaban el resultado final y hacían inevitables paralelismos con el reto soberanista catalán.

El primer ministro británico, David Cameron, ha asegurado este viernes, tras conocer el rechazo de Escocia a la independencia, que el resultado del referéndum es "claro" y que ha llegado el momento de estar "unidos" y "avanzar".

El 'no' a la independencia de Escocia encabeza los resultados oficiales, con más de un 60% de los votos, tras haberse publicado los datos de la mitad de las 32 circunscripciones regionales en las que ha participado en torno al 86,4 por ciento de la población. Llama la atención que Glasgow ha votado a favor de la independencia con un 54,3%.

Los colegios electorales habilitados para el referéndum sobre la independencia de Escocia cerraron tras un goteo constante de votantes que confirmó el interés ante una convocatoria que mantiene al conjunto de Reino Unido y media Europa en estado de espera hasta que en las primeras horas del viernes se conozca el resultado de una decisión que afectará a su futuro, independientemente de la opción vencedora. El 'no' a la independencia de Escocia de Reino Unido habría ganado el referéndum celebrado este jueves con un 54 por ciento, frente al 46 por ciento que habría obtenido el 'sí', de acuerdo con la encuesta que YouGov ha hecho a los votantes en los colegios electorales.

> ¿Consejo deliberante sobre 'nuevas formas de gobernar'?

El 'no' al independentismo en Escocia se conoció el mismo día en el que el Parlament catalán aprobaba la ley de consultas con la que Artur Mas pretende celebrar 'legalmente' su propio referéndum el día 9 de noviembre. Ajeno a los ecos, unánimemente favorables,  que el rechazo a la independencia de Escocia ha cosechado en el mundo entero, el president de la Generalitat mantiene su rumbo hacia algo que incluso sus asociados de Unió admiten que es bastante similar a un suicidio político. Así que lo importante ahora es dilucidar los efectos del terremoto generado por el voto escocés en la 'otra parte' del conflicto catalán, es decir, en Madrid. Y todo indica que, aunque de modo prudente y hasta timorato, el Gobierno de Mariano Rajoy está dispuesto a dar algunos tímidos pasos. Sobre todo, porque ya son bastantes las voces que en la UE empiezan a señalar sus paralelismos (y sus obvias diferencias) con el 'premier' británico, Cameron.

> Se siente reforzado por el hecho de haberse permitido votar en Escocia

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha advertido este viernes a las instituciones españolas de que "lo que separa es no poder votar" y ha animado a sacar una lección del proceso escocés porque el pueblo se ha podido expresar y lo ha hecho masivamente, de manera que votar une.

Los nacionalistas tenían la respuesta preparada desde hace tiempo. El resultado, por supuesto, es de lo de menos. Desde su punto de vista, no es una derrota del independentismo y "deja aún más en evidencia al Gobierno español". La secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha sido la encargada de la primera valoración de los republicanos, remiténdose a la de el primer ministro británico, David Cameron: "Era correcto que respetáramos la mayoría del Partido Nacional Escocés en el Gobierno y diéramos al pueblo escocés el derecho a tener la palabra".

Pedro Sánchez ha sido uno de los políticos más madrugadores y ha expresado su opinión sobre el resultado del referéndum de Escocia este viernes por la mañana. El secretario general del PSOE ha interpretado el 'no' de los escoceses como una apuesta por el autogobierno y ha insistido en que en el caso español hace falta una reforma de la constitución para 'encajar' a Cataluña.

   El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, apeló hoy a "todos los escoceses a que acepten la decisión de la gente de Escocia", que rechazó la independencia que el Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) había defendido en el referéndum celebrado ayer y aprovechó para recordar al arco político británico las "promesas" de autogobierno y financiación presentadas durante la campaña.

- Europa se salva y Mas se hunde: Escocia dice 'no' a la independencia
- Cameron: "Es el momento de que Reino Unido esté unido y de avanzar"

Escocia ha rechazado la independencia de Reino Unido con un 55,3 por ciento de votos, frente al 44,7 por ciento obtenido por los partidarios de la secesión, con el 100 por cien de los votos escrutados, en un referéndum que ha contado con una participación histórica del 84,6 por ciento de los electores, a falta de conocerse el resultado oficial de la última circunscripción.

Las subidas de la Bolsa de Londres (0,57%) y de la libra esterlina, que ha alcanzado su máximo de dos años frente al euro, reflejan la apuesta de los mercados por el 'no' en el referéndum de independencia de Escocia.