www.diariocritico.com

Zapatero elogia a Eguiguren

Después de unos cuantos “días Sortu”, este lunes es un “día Bildu”, la denominación con la que quiere concurrir a las elecciones del día 22 el abertzalismo vasco, es decir, los próximos a Batasuna, más EA y algunos próximos más, se supone, que discrepantes de ETA y sus procedimientos... Pero eso es lo que está por ver, o de lo que casi todos desconfían. ¿Es de fiar esta nueva marca? La desconfianza es general, por más que sus promotores insistan en que actúan de buena fe y sin trampa alguna...  A esa situación del abertzalismo, de los próximos a la banda, se referían en sus  mitines de este domingo tanto los dirigentes socialistas Patxi López y Rodríguez Zapatero, como el portavoz “pepero”, Pons. Los dos primeros, en la llamada Fiesta de la Rosa de los socialistas vascos. Rodríguez Zapatero, y el lehendakari, Patxi López, se mostraron con plena sintonía en los mensajes, tanto en los referidos al terrorismo y la izquierda abertzale como en los enviados al PP por la utilización de la política antiterrorista para combatir al Ejecutivo. De esa celebración se destaca este lunes en todos los medios el encuentro de Zapatero con Eguiguren, así como los elogios del presidente del Gobierno al presidente del socialismo vasco. El primero en intervenir fue el lendakari, que fue contundente: "Hemos derrotado a ETA. Su final está muy cerca", proclamó López, que evocó los sacrificios, amenazas, agresiones y asesinatos padecidos en el camino por los socialistas. "No admitimos lecciones de nadie sobre cómo defender la libertad y combatir al terrorismo", dijo ante los 6.000 asistentes al acto, en una primera referencia al PP. Cabe recordar que el lehendakari se mueve en el difícil equilibrio de no transigir con el PP nacional y de poner al servicio del PSOE y de Zapatero su especial legitimidad para ello, mientras salva el entendimiento con los populares vascos, que le sostienen en el Gobierno. López se mostró convencido de que Euskadi se abre a una nueva etapa con el fin de ETA. "Estamos iniciando un nuevo tiempo en Euskadi", y resaltó que "todos los grupos y personas que han apoyado al terrorismo están cambiando" y saben que sólo podrán operar en política sometiéndose a "los principios, normas y leyes de la democracia". "No han terminado su recorrido, pero nosotros sabemos dónde les tenemos que esperar: en el sistema democrático", que integra a quienes aceptan sus reglas y valores. Luego intervino el presidente. Zapatero, quien advirtió que sería "muy claro" con ETA y con la izquierda abertzale. A la banda terrorista le pidió "solo un paso: un paso atrás, el de la renuncia definitiva a la violencia, para siempre y sin condición alguna". En cuanto a la izquierda abertzale, le reconoció los pasos que ya ha dado, pero le exigió más. "Han dado pasos, pero hay que rechazar y alejarse definitivamente de la violencia y ser partícipes de la democracia", y les reclamó "más pasos, decididos y firmes". "Lo dice el Gobierno y el partido que tanto ha arriesgado por buscar la paz", añadiendo: "Cuatro meses no bastan para convencer después de todo lo que ha pasado en cuarenta años de violencia". A la banda terrorista se limitó a reiterarle la determinación del Gobierno: "Ni para ni va a parar" en su combate. “No les vamos a dejar respirar", afirmó, en referencia a las continuas operaciones policiales. Por ello, remachó: "Más le vale [a ETA] que dé el paso atrás definitivo y contribuya a un nuevo escenario".  Y sobre la actitud ante el PP, dijo Zapatero: "Tampoco nos vamos a callar", porque "persiste en utilizar el terrorismo en la contienda política", y lo hace justamente cuando el Gobierno detiene comandos y comandos, cuando el final se acerca y se está ganando día a día. Zapatero tachó de "inaceptable" ese proceder del primer partido de la oposición, y el lehendakari lo consideró directamente "indecente".   Zapatero aseguró  no haber utilizado "jamas" a ETA en la contienda política contra los Gobiernos de José María Aznar. "Jamás, en el Gobierno y en la oposición, hemos utilizado de forma partidista la lucha contra ETA", y subrayó su voluntad de seguir en la misma línea. "Vamos a seguir trabajando por la paz y a defender a todos los compañeros que han trabajado y trabajan por la paz", dijo Zapatero, en una alusión directa al presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, de quien dijo "siempre" se podrá contar con él. "Durante el tiempo que me queda como presidente, pero también después". Zapatero también hizo mención expresa al expresidente José María Aznar, a quien reclamó que respete las decisiones de la ONU y del Parlamento español sobre Libia y cese en el descrédito de la solvencia económica de España cuando viaja al extranjero. "Me da igual de quién sea amigo Aznar", dijo, en referencia a la consideración que aquel dio a Gadafi, pero "como expresidente del Gobierno no puede y no debe poner en cuestión decisiones respaldadas soberanamente por el Congreso". "Le pido que como expresidente, cuando esté fuera de España, procure hacer lo que todo español: hablar bien de España", añadió. No hizo referencia alguna a las primarias que decidirán su sucesión, sí realizó, en cambio, aunque elogió el papel de las mujeres en las instituciones. Aseguró que las instituciones marchan mejor cuando al frente hay una mujer. Por lo que se reviere al PP, respondía al presidente del Gobierno por boca del portavoz en el Parlamento vasco, Leopoldo Barreda. El PP "respalda y respaldará" la política antiterrorista del Gobierno socialista siempre que se garantice que "nos encaminamos a un final incondicional de ETA, sin rebajas en la democracia", dijo. Barreda se atribuyó para los populares el papel de garantes de que nadie pueda obtener "concesiones o cesiones del Estado de derecho bajo la amenaza de que ETA vuelva a asesinar", y tachó de "ambigua" la postura de Zapatero, de quien dijo que había esperado oír ayer "garantías" de que no se van a "rebajar las reglas de juego" para "acoger a aquellos que pretendan colarse en las elecciones", en alusión a la izquierda abertzale. Pons, el “mitinero de guardia” durante el fin de semana del PP nacional,  también resultó amenazante con el Gobierno socialista. El PP no consentirá que haya candidatos de ETA ni de Batasuna en ninguna lista. “Es urgente, es indispensable. No importa cómo lo hagan, se puede impugnando todas las listas o impugnando genéricamente la coalición”, llegó a proclamar Pons sobre esta nueva sigla inquietante llamada Bildu... - Lea también: ETA niega que quisiera atentar contra Patxi López y Rodolfo Ares
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios