www.diariocritico.com
Japón sí tiene déficit

Japón sí tiene déficit

El déficit público se ha convertido, casi de repente, en el gran problema político y mediático de España, hasta el punto de suscitar un improvisado cambio constitucional. Tres consideraciones para entender hasta qué punto todo esto es más relativo de lo que parece: 1) el déficit forma parte del paisaje macroeconómico español desde hace años y años, sin que aquí nadie se rasgara las vestiduras; 2) España no es la campeona del déficit en Europa, y 3) países como Japón tienen mucho déficit y no por ello dejan de ser potencias mundiales. El problema, obviamente, no es solo de déficit, sino de modelo económico y de crecimiento –pinchó la construcción, sin alternativa-; de endeudamiento, sobre todo privado, y si queremos que sea un problema de déficit, lo sería en todo caso de déficit por cuenta corriente, como consecuencia de que faltan ingresos del exterior: España exporta poco y no siempre es competitiva. Tampoco es cierto lo que dicen muchos políticos sobre una relación automática entre déficit y tipos de interés. Es posible tener un alto déficit público con tipos de interés bajos, como sucede en Japón. ¿Por qué en Japón sí y en España no? Por la capacidad exportadora. En pocas palabras, Japón puede tener déficit público porque al tener superávit por cuenta corriente, sus ciudadanos y sus empresas financian al Estado. Hay demanda doméstica de bonos y los tipos son bajos. En cambio, los ciudadanos de Grecia no pueden financiar su déficit público porque en su conjunto no tienen capacidad de ahorro y no pueden comprar bonos griegos. El fondo soberano noruego –solo 4,5 millones de habitantes- es el segundo mayor del mundo, porque el país tiene un enorme excedente por cuenta corriente. ¿Qué sucede con España en la UE? Entre otras cosas, que la UE tiene un saldo por cuenta corriente neutro, es decir, funciona como conjunto pero alguna de sus partes, entre ellas España, cojea. Si se quiere mantener la Unión Europea y el euro, el objetivo pasa por una UE más fuerte –capaz de emitir y soportar eurobonos- y una España que exporte más o ingrese más por transferencias de capital. El problema es mucho más grave y complejo que decir que todo es por culpa del déficit público. ¿O acaso vamos a olvidarnos de que para que haya empleo tiene que haber crecimiento?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios