www.diariocritico.com
Barbarie

Barbarie

Indignante, por decir lo menos, fue mirar las imágenes del linchamiento e incineración de dos supuestos delincuentes colombianos en San Vicente. Indignante también fue oír los argumentos que buscaban justificar el episodio: que eso pasa porque la gente está harta de la delincuencia; que no se confía en la policía ni en los jueces y por eso se hace justicia por mano propia. Y no podía faltar la xenofobia, pues para algunas personas los colombianos parecen ser los únicos culpables de la inseguridad que se vive en el Ecuador.

Hasta cuando se escribió este artículo, ninguno de los responsables de esa matanza había sido capturado, lo que habla muy mal de las autoridades nacionales. Obviamente, no se puede encarcelar a todo San Vicente (aunque por la pasividad con que la gente observaba semejante salvajada, esa opción no sonaría tan infundada), pero con los videos se podría reconocer a quienes, con una crueldad digna del delincuente más sanguinario, apedrearon a los sujetos, para luego rociarles gasolina y prenderles fuego.
 
El suceso ha dado la vuelta al mundo. Muchos diarios han contado la historia de la turba que asesinó a dos personas en plena plaza pública, delante de decenas de niños y a vista y paciencia de las autoridades.

¿Qué opinión se puede formar sobre el Ecuador quien lea eso? Pues que somos un país sin instituciones, donde prevalece la ley de la selva, es decir, un país de salvajes. Y esa percepción no estaría muy alejada de la realidad, ya que linchamientos como este (indulgentemente llamados  “actos de justicia popular”) no son tan esporádicos.

Que la delincuencia está fuera de control, que se vive con miedo, que se requiere alguna solución urgente, nadie lo discute. Como tampoco se discute la ineficacia de nuestra policía ni que los colombianos, si se comprobaba su culpa, debían recibir una sentencia implacable.

Pero nada de eso justifica un acto de barbarie como el ocurrido en San Vicente. Ojalá las autoridades den una muestra de sensatez y sienten un precedente sancionando a los responsables. A ver si así los niños que presenciaron el linchamiento comprenden que fue un acto atroz, intolerable en una sociedad que se dice civilizada.

[email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios