www.diariocritico.com

Clinton y Obama intentan sanar las heridas con dinero

La senadora Hillary Clinton pidió a los "peces gordos" de su maquinaria de recaudación de fondos que apoyen a su ex rival, Barack Obama, tras unas elecciones primarias sangrientas que el Partido Demócrata intenta dejar atrás a toda costa.

"Creo firmemente que la mejor forma de continuar esta lucha es elegir a Barack Obama como nuestro presidente", dijo Clinton durante un discurso ante la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), previo a su reunión con los donantes.

De esta forma, Clinton empezó a materializar la ayuda que va a prestar a Obama con los votantes hispanos, que apoyaron de forma arrolladora a la senadora.

Obama también necesita dinero fresco, y para lograrlo él y Hillary comparecieron en Washington, por primera vez desde el fin de las primarias, en un acto a puerta cerrada en el Hotel Mayflower.

La audiencia estaba compuesta por unos 200 "bundlers", como se conoce en el argot electoral estadounidense a los que usan sus conexiones con personas de bolsillos profundos para captar donaciones para el candidato.

Con ello, Clinton devolverá el favor a Obama, quien esta semana pidió a su equipo financiero que ayude a obtener fondos para saldar la deuda de 22 millones de dólares que generó la campaña electoral de la senadora.

De esa cifra, 10 millones de dólares es dinero que ella prestó a sus cofres electorales y que perderá si no logra que los donantes lo repongan antes de la convención demócrata, en agosto.

La cooperación económica entre ambos campos puede ser uno de los bálsamos para apagar la animadversión entre muchos de sus partidarios.

Además, las campañas negocian de qué forma Hillary participará en mítines en favor de Obama y qué papel tendrá el ex presidente Bill Clinton, quien emitió algunas de las críticas más hirientes al senador durante las primarias.

Mañana tendrá lugar el abrazo público, puesto que Obama y Clinton comparecerán en un mitin en "Unity", una pequeña localidad de Nueva Hampshire.

Esa unidad es la que ansían los líderes demócratas, que quieren cerrar cuanto antes las grietas abiertas en el partido por la puja de unas primarias interminables.

En cambio, como candidato indiscutible de los republicanos, John McCain, ha tenido meses para unir a las bases del partido y engrosar sus cuentas bancarias.

El fenómeno recaudador de Obama ha perdido parte de su vigor en los últimos meses, por lo que el gesto de hoy de Clinton ante los donantes es de singular importancia.

Obama sólo captó en mayo un millón de dólares más que su contrincante republicano -22 millones en total-, algo que habría sido impensable a principios de año.

Aún así, el viento hincha actualmente sus velas. Una encuesta divulgada hoy por la Universidad de Quinnipiac le coloca al frente en cuatro estados que podrían guardar la clave de la victoria: Colorado, Michigan, Minesota y Wisconsin.

Ganará la presidencia en noviembre quien se garantice la docena de estados donde los comicios están más disputados, pues en el resto del país la victoria del republicano o el demócrata está cantada por sus características demográficas.

Obama "va por delante en todos los sitios y si no cambia nada entre ahora y noviembre hará historia" al convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos, dijo en un comunicado Peter Brown, director adjunto de la encuestadora.

El demócrata recibió otra buena noticia hoy. La central sindical más importante del país, AFL-CIO, anunció su respaldo a Obama. Era una declaración esperada, pues los sindicatos en Estados Unidos se alían estrechamente con los demócratas.

Sin embargo, algunas de las 56 organizaciones laborales que integran la coalición habían apoyado a Clinton durante las primarias, por lo que el voto unánime a favor de Obama es otro paso hacia la unidad de las huestes demócratas.

No son sólo palabras. La AFL-CIO pretende gastar algo más de 53 millones de dólares en movilizaciones políticas en favor de Obama y de los legisladores demócratas que se juegan el escaño en noviembre.

Con ese dinero, la central laboral aspira a alcanzar a más de 13 millones de votantes en 23 estados "prioritarios". Obama lo agradecerá.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios