www.diariocritico.com
¿Son de verdad los horoscopos? ¿Las estrellas nos dicen el futuro?

¿Son de verdad los horoscopos? ¿Las estrellas nos dicen el futuro?

miércoles 10 de enero de 2018, 10:15h

El horóscopo y la astrología son métodos de predicción basados en la posición de los astros en el momento del nacimiento. Si bien es cierto que no existe ninguna prueba o estudio científico que apoye la validez de las predicciones obtenidas mediante cualquiera de las diferentes versiones de esta práctica, muchos expertos sí creen que es posible predecir acontecimientos futuros de la persona según su signo del zodiaco (posición de las estrellas). Además, estaría determinado la personalidad de cada persona según el signo bajo el que nació.

La efectividad del horóscopo se ve potenciada por un fenómeno psicológico normal (basado en la búsqueda automática de patrones por parte del cerebro) en las personas, por el que se recuerdan fácilmente las coincidencias y se olvidan las faltas de coincidencia. El índice de aciertos puede ser bajo, medio o alto dependiendo de la calidad de la predicción y la capacidad de la persona que analiza las estrellas y su posición para poder conocer las predicciones de futuro.

Para realizar un horóscopo es necesario conocer la fecha, la hora y el lugar de nacimiento. Las posiciones planetarias y de los demás cuerpos celestes se consideran desde una visión geocéntrica. La tradición de los horóscopos proviene sobre todo de la historia antigua. Por aquel entonces se creía que la posición y movimiento de los cuerpos celestes podían predecir futuros acontecimientos o el desarrollo de la personalidad de un ser humano. Pero los horóscopos y la práctica general de su composición así como la astrología misma, están asignados al Esoterismo.

¿Es verdad o mentira el horóscopo del zodiaco?

La creencia en el horóscopo está muy asentada en nuestra sociedad y muchas personas creen a los encargados de realizar el horóscopo.

Hay 12 signos del zodiaco, que son constelaciones en el firmamento: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis. Hay una 13ª no considerada por el horócopo que es Ofiuco, puesto que es una elipsis sideral, pero no una elipsis zodiacal.

Los expertos en zodíaco reconocen que astronómicamente las constelaciones se han desplazado con respecto a su posición solar, pero no cambia nada en cuanto al zodiaco y sus referencias iniciales. Aries comienza con el equinoccio de primavera y da igual su posición, por ejemplo.

Los primeros lectores del horóscopo, en la Antiguedad, suponían que si los astros podían influenciar sucesos terrestres, entonces podrían predecir el futuro. Incluso reyes y emperadores tenían sus astrólogos oficiales para consultar importantes asuntos nacionales, aunque también el pueblo común tenía por costumbre consultar su futuro personal.

Por ejemplo, los chinos tienen otro horóscopo, basado en animales. El horóscopo chino o astrología china es la astrologia del calendario chino, particularmente sus 12 ciclos anuales de animales, conocidos como zodiaco chino. Un complejo sistema para calcular el destino basado en la hora de cumpleaños y la fecha de nacimiento todavía se utiliza regularmente en la astrología china hoy en día para adivinar la fortuna.

Horóscopo 2018: tu predicción anual en el amor, el trabajo, la suerte y la salud

Horóscopo chino: qué animal eres y tus predicciones

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • ¿Son de verdad los horoscopos? ¿Las estrellas nos dicen el futuro?

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    50433 | Yoselin - 10/10/2018 @ 02:02:18 (GMT+1)
    Buena información

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.