www.diariocritico.com
Hemeroteca :: Edición del 01/01/2011 | Salir de la hemeroteca

Durante dictaduras militares de Pinochet y Velasco Alvarado

Perú y Chile estuvieron a punto de ir a una guerra en los 70

Perú y Chile estuvieron a punto de ir a una guerra en los 70

La muerte del ex dictador chileno Augusto Pinochet, ha traído a la memoria que Perú y Chile estuvieron cocinando una guerra en la década del 70, cuando ambos países estaban bajo dictaduras militares. En el Perú el general de izquierda Juan Velasco Alvarado asentó el armamento soviético de Lima en la frontera con Chile, mientras que la revista Caretas informó en 2004 que Pinochet evaluó con Kissinger un eventual ataque a Perú.

El general en retiro del Ejército Peruano, Germán Parra Herrera, recordó que el gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado estada decidido a declararle la guerra a Chile, para obligarlo a cumplir con un Tratado de 1929 y establecer la frontera marítima que hasta ahora se reclama.

Como se sabe, Pinochet gobernó Chile entre 1973 y 1989, mientras que Juan Velasco fue presidente del Perú entre 1968 y 1975.

Parra contó que cuando Velasco tomó el poder derrocando al presidente Fernando Belaúnde Terry, compró armamento a la Unión Soviética, por lo que se sentía seguro de ganar una eventual guerra. Entre 1973 y 1975 (años en que coincidieron los ex dictadores), el gobernante peruano ordenó movilizar todo el personal y armamento en Tacna, en la frontera con Chile.

Sin embargo, dijo, la llegada al poder del general Francisco Morales Bermúdez, en 1975, disipó este estado de tensión entre Chile y Perú, aunque en las Fuerzas Armadas nunca se renunció a la posibilidad de iniciar un conflicto, pues se contaba con la superioridad militar.

"Es una leyenda"
Esto fue desmentido por Juan Velasco González, hijo de Velasco Alvarado, quien aseguró que "mi padre nunca pensó invadir Chile por lo que aquellos que aseguran lo contrario solo repiten una leyenda".

Velasco hijo dijo que en una oportunidad su padre le contó que en una reunión informal se conversó la posibilidad de recuperar Arica por la fuerza, pero que la idea fue rápidamente desechada por el alto costo militar.

Recordó que la pregunta que se hacían los militares peruanos en ese momento fue: "después de la ocupación qué", refiriéndose a la reacción que hubiera tenido que enfrentar de los militares chilenos, de la propia población de Arica, que pese ha haber sido peruana, ahora sus habitantes eran chilenos, y de la presión internacional.

Sin embargo, señaló que en una oportunidad la Inteligencia peruana detectó que el gobierno de Pinochet estaba preparando un amago de guerra con el Perú como una forma de terminar con sus problemas internos.

Esto provocó que el Perú reaccionara rápidamente y presentara un desfile militar en Tacna, frontera con Chile, donde mostró todo su poderío militar, pero solo como una medida disuasiva.

Pinochet evaluó con Kissinger un ataque al Perú
Velasco González pudo referirse a una información que presentó la revista Caretas en 2004. La nota decía que Pinochet evaluó en 1976 la posibilidad de lanzar una guerra preventiva contra el Perú, según revela un diálogo que sostuvo ese año con el entonces secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, y que fue desclasificado en 1998.

Según la transcripción de ese diálogo, realizado en el marco de la reunión de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se llevó a cabo en Chile en 1976, Pinochet preguntó a Kissinger cómo reaccionaría Estados Unidos ante una eventual guerra entre su país y el Perú.

El entonces gobernante de facto expresó su preocupación por las compras militares que el dictador peruano, Juan Velasco Alvarado, quien gobernó entre 1968 y 1975, había realizado en la Unión Soviética.

"Perú se está armando. Perú está tratando de comprar un portaaviones británico por US$ 160 millones. También está construyendo cuatro torpederas en Europa. Perú está quebrando el equilibrio de armas en el Pacífico Sur. Tiene 600 tanques de la Unión Soviética. Nosotros estamos haciendo lo que podemos para sostenernos en caso de una emergencia", dijo Pinochet según el documento.

En respuesta, Kissinger, dejó en claro que a su gobierno no le gustaría ver un conflicto entre los dos países latinoamericanos, pero que dependía "de quién lo empiece". Incluso dijo que si Chile tomaba Lima, "tendrían poco apoyo norteamericano".

Esos eran otros tiempos. Ahora las relaciones bilaterales entre Perú y Chile pasan por un gran momento, más allá de los diferendos fronterizos. Los relatos sobre guerras que no fueron deben quedar sólo para los libros de historia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.