www.diariocritico.com
Empleados sancionados por Correos

Empleados sancionados por Correos

El acuerdo establecido entre la Agencia Tributaria y Correos para el tratamiento de sus notificaciones fue considerado por los funcionarios Joaquín Navas y Luis Guillermo Rodríguez Goy como presuntamente ilegal y por ello, se negaron a cumplir las órdenes de sus superiores y fueron sancionados por ello. La justicia al final, les dio la razón.
Joaquín Navas, funcionario de correos de la oficina de Puerto del Rosario en Fuerteventura, fue expedientado con una falta grave cuando se opuso a rellenar la casilla de ‘desconocido’ en una notificación de la Agencia Tributaria que iba dirigida a una persona totalmente conocida ya que había dejado pagadas sus tasas de reexpedición y notificado sus nuevas señas. En lugar de ello, tras la primera visita al domicilio, escribió a mano “Partió”, algo que no está recogido en los formularios informáticos e impedía que la notificación siguiese su curso y se volviera a visitar una segunda vez al destinatario "desconocido". Esto se interpretó como una falta disciplinaria y el jefe de Logística Magín Blanco González intentó “hacerle entrar en razón” enviándole dicha notificación a su domicilio personal para que lo cumplimentase “correctamente” cuando él estaba de baja médica, algo a lo que también se negó.

     Navas asegura que de haber obedecido habría cometido un delito de falsedad documental y otro de tenencia ilícita en el ámbito privado de documentación privada. Finalmente, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias le dio la razón en cuanto a que no hizo mal en negarse a consignar la casilla de ‘desconocido’ porque él estaba de baja médica y se obligó a la oficina postal a readmitir al empleado.

Un 'ausente', "desconocido"

    Un segundo caso similar dejaba al descubierto la existencia del citado acuerdo privado entre Hacienda y Correos. Aquí se juzgaba a otro funcionario de los servicios postales, Luis Guillermo Rodríguez Goy. Este empleado formuló una querella criminal contra sus superiores por intentar obligarle a consignar como ‘desconocido’ a un individuo que había dejado de vivir en la dirección indicada, pero el nuevo inquilino conocía su nueva residencia. Es decir, podía ser localizado con unas simples diligencias y en lugar de poner ‘desconocido’ puso ‘ausente’ en el segundo intento en el que visitó la vivienda. También a este funcionario los juzgados le dieron la razón porque actuó de buena fe y desempeñó “su trabajo con rigor y celo ejemplares guiado por el “designio de evitar que se perpetúe la situación de indefensión generalizada, en beneficio de ciertas administraciones públicas, que las directrices de Correos han conseguido entronizar”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.