www.diariocritico.com

Sesión de control al Gobierno

Rajoy acusa a  ZP de cometer 'un escándalo mayúsculo' si no resuelve 'bien' el 'caso Repsol'

Rajoy acusa a ZP de cometer "un escándalo mayúsculo" si no resuelve "bien" el 'caso Repsol'

> Muchos asientos vacíos en el hemiciclo pese a la importancia de la cita

Tensa, muy tensa sesión de control al Gobierno a cuenta de los intereses de la inmobiliaria Sacyr y su participación en Repsol. Zapatero ha confirmado que “no vamos a intervenir” en la adquisición de acciones por la rusa Lukoil, una decisión que ha merecido un profundo reproche de Rajoy  que ha advertido al presidente del Gobierno: "Yo le acusaré de ser el responsable, en contra de los intereses de España, de un escándalo mayúsculo".
         La posible compra de casi un 30 % de Repsol por la petrolera rusa Lukoil amenaza con convertirse en un escándalo político de proporciones gigantescas. Así se ha visto en la sesión de control al Gobierno de este miércoles, en la que Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se han enzarzado en un durísimo debate en el que sólo ha quedado claro que el Gobierno no piensa intervenir en toda la operación. Lo ha dicho el presidente Zapatero, lo que le ha valido las iras del principal partido de la oposición.

         “Velaremos por apoyarlas [a las empresas españolas], pero no vamos a intervenir”. Así de categórico fue Zapatero en respuesta a Rajoy sobre los planes del Gobierno para con Sacyr-Repsol y el interés mostrado por Lukoil. Pero Zapatero dio también una pista de por dónde pueden ir los tiros: “Nuestra tarea es defender la solidez de Repsol” y defender Repsol “es hacerlo en Ecuador, en Venezuela, en todos los países en donde Repsol obtiene el petróleo que consumimos en España”.

         En ese sentido, Zapatero dijo que su Gobierno va a defender que las empresas “sean españolas, que tengan dirección española, y lo va a hacer respetando el libre mercado”.

         Acaso queriendo, Zapatero puede haber dado una pista de la posición del Gobierno en este peliagudo caso: ¿Acaso tiene que ver su aparente no intervención con la ofensiva rusa en Argentina, Perú y Venezuela? Eso es lo que se ha dejado traslucir tras la intervención de Zapatero. Pero, desde luego, el presidente ha vuelto a ser poco claro respecto a por qué su Gobierno no interviene en un asunto que despierta tanta crítica.
 

Escándalo mayúsculo

Esa posición gubernamental y esa no explicación de motivos es lo que encorajina aún más al principal partido de la oposición, cuyo líder, Mariano Rajoy, no se ha andado por las ramas en esta tormentosa sesión de control al Gobierno: va a acusar al propio de Zapatero de ser el responsable directo de “un escándalo mayúsculo”.

         Para centrar su argumentación, Rajoy pidió al Gobierno y al partido que lo sustenta que “ahora no le echen el muerto a nadie”, cuando ya queda muy claro que fue el Ejecutivo del socialista Felipe González el que inició la privatización de Repsol y que fue el Gobierno de Rodríguez Zapatero el que propició la entrada de la inmobiliaria Sacyr, de su amigo Luis del Rivero, en el accionariado de Repsol con un crédito sindicato en el que intervino el Instituto Nacional de Crédito (ICO). Es decir, que la responsabilidad de todo cuanto acontece es puramente gubernamental.

         Además, Rajoy incidió en un punto de los que duelen: apeló al malestar de los pequeños accionistas de Repsol, los cuales no van a cobrar por sus acciones lo que aparentemente sí cobrará la Sacyr de Luis del Rivero por las suyas.

          El malestar es máximo y Zapateo sólo acertó a decir, finalizando, que “el Gobierno va a hacer las cosas bien”. Pero no explicó cómo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.