www.diariocritico.com
La Europa en donde cabe Berlusconi

La Europa en donde cabe Berlusconi

  Conforme se conocen detalles de las fiestas organizadas por el primer ministro de Italia, utilizando medios públicos del Estado y pagando a jóvenes mujeres para que accedieran a ellas, la pregunta de por qué es posible que eso ocurra en Europa se hace más insoportable.

   La caída del Muro de Berlín coincidió en el tiempo con el desmoronamiento de los partidos políticos tradicionales en Italia. Es cierto que habían entrado en una fase de esclerosis múltiple, de financiación ilegal y de institucionalización de fórmulas de Gobierno que equivalían al reparto del poder y la influencia en la sociedad.

   La irrupción de jueces estrella que pretendieron limpiar la sociedad política lo que en realidad consiguió fue la aparición de nuevas formulas de representación basadas en el populismo que desplazaron a los partidos tradicionales: de ahí nació Silvio Berlusconi, uno de los empresarios más ricos de Italia, que se ha convertido en un político tan peculiar como revelan los últimos acontecimientos.

   Enfrente, la izquierda italiana vacila y no consigue anclar un mensaje político y un proyecto claro que facilite la recuperación de la confianza en las instituciones y en los partidos. La bajísima participación en las últimas elecciones vaticina un divorcio nuevo entre el pueblo y la clase política representada por Berlusconi. Pero ese vacío hay que rellenarlo para que la vida institucional y las prácticas democráticas no se queden sin cauces de participación.

   Los políticos españoles debieran tomar nota de a donde conduce el desencanto promovido por la corrupción en la política. Demasiados alcaldes procesados, escándalos de espionaje político sin aclarar y una operación Gürtel que se infla cada vez más sin que el líder del PP tome medidas radicales.

   La actitud de los ciudadanos en las elecciones europeas ha sido la de tomar distancia de unas propuestas que no se le han presentado porque precisamente Europa ha sido la gran ausente de esa campaña electoral. Pero si la política sigue siendo sólo el arte de la descalificación del adversario, al final estamos sembrando la posibilidad de que España construya su propio Berlusconi.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.