www.diariocritico.com

La copia se podrá visitar el jueves, viernes y sábado santo

Torres de la Alameda expone una copia de la Sabana Santa de Turín

Una año más y como manda la tradición cuando llega la festividad de la Semana Santa, la Sábana Santa de Torres de la Alameda, copia de la original de Turín y que fue tocada por ésta el 3 de mayo de 1620, estará expuesta en la Ermita de la Soledad del municipio durante el jueves, el viernes y el sábado.
Según señaló el párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de la localidad, Fernando Altolaguirre, esta túnica abandonará por unos días la caja fuerte en la que está resguardada dentro de esta parroquia para trasladarse a la ermita.

Así, todos los devotos y curiosos podrán visitarla el próximo jueves de 12.00 a 14.00 horas y 14.00 a 18.00 horas, el viernes de 12.00 a 14.00, mientras que el sábado estará visible de 11.00 a 14.00.

Además, el Viernes Santo a las 12 de la mañana  este santuario acogerá una conferencia impartida por el profesor de teología y experto en la Sábana Santa, Ángel Castaño, para informar a todos los visitantes de la historia y misterios de esta tela.

La Túnica de Turín es una reproducción plástica de la pasión de Cristo que la Iglesia, en un momento de su historia, legitimó como auténtica. A partir de ahí se efectuaron una serie de copias, que la Casa de Saboya regalaba a las casas reales. "Esta en concreto fue donada a Margarita de Austria, que posteriormente se la regaló a su confesor, el cura Mariano de Torres, que era originario de la localidad y que más tarde la donó al pueblo", explicó Altolaguirre.

La tela torresana, que tiene unos cuatro metros y medio por dos, "es muy valorada porque está muy bien conservada y la técnica pictórica es bastante buena", dijo el párroco del municipio. Al igual que la de Turín, en el lienzo, realizado con acuarela y óxido, se estampa la imagen de Cristo, con los antebrazos cruzados sobre el vientre, tanto de frente como de espaldas.

Asimismo, la herida del costado, entre la novena y décima costilla, se muestra de dentro a fuera y de abajo a arriba. También se aprecian rastros inequívocos de carbonización y zurcidos de las quemaduras del incendio que sufrió en 1582.

Según explicaron fuentes municipales, con el transcurso de los años, la sábana pasó de generación en generación "con toda discreción como si fuera uno de los tesoros más valiosos que posee el patrimonio eclesiástico español".

Además no está exenta de leyendas, como la que se refiere al milagro de su conservación, pues se cuenta que durante la Guerra Civil fue guardada en una caja y enterrada en un basurero, y sobrevivió a un devastador incendio en el que sólo se salvó esta tela.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios