www.diariocritico.com
Gobierno  gobernabilidad

Gobierno gobernabilidad

Consolidado nuevamente el gobierno en el poder por una segunda gestión, se entiende que los errores cometidos, los “lapsus calami”, las declaraciones desacertadas, las imposturas irreverentes y la soberbia difícil de controlar y eliminar, gradualmente serán parte de un proceso de aprendizaje.

Osadas y corajudas acciones gubernamentales como brindar a la juventud accesos de participación activa tal el caso de la muchacha beniana de profesión modelo y que por solo ser bien dotada y de facciones atractivas todavía sufre la típica  maledicencia por perfilarse  ahora como futura gobernadora. Así mismo, un nuevo gabinete con una composición equilibrada del género femenino, son acciones acertadas y para los incrédulos “carambolas” o “chiripasos”.

Hasta aquí parece que todo va bien pero qué pasa con la gobernabilidad?  Los jerarcas de Estado, sus brazos operativos, los obsecuentes y los utilitarios y funcionales  sabrán lo que significa gobernar un Estado?  Ya superamos los tiempos donde la ficha de ajedrez podía utilizarse en un juego de “Damas”, donde un activista sorpresiva e insólitamente se convertía en titular de una cartera de Estado. Para ellos y para los que guardan aspiraciones por recibir una pega y convertirse en “Rey Chiquito”, Gobernar significa dirigir o gerenciar un sistema.  Significa también movilizar, en la medida de lo posible, todos sus componentes en una misma dirección. La gobernabilidad es un estado o situación del sistema que facilita o impide que se mantenga o cambie una determinada dirección. Un sistema es gobernable cuando está estructurado sociopolíticamente de modo tal que todos los actores estratégicos se Interrelacionan para tomar decisiones colectivas y resolver sus conflictos de acuerdo a un sistema de reglas y procedimientos formales o informales- que pueden registrar diversos niveles de institucionalización  dentro del cual formulan sus expectativas y estrategias. La gobernabilidad se la construye y dirige colocando a los hombres y mujeres en el lugar que les compete por una simple idoneidad.  Ser autoridad significa asumir una responsabilidad nacional y ejecutar políticas acorde con el contexto  y su preparación personal.  No podemos darle la responsabilidad de dirigir un avión boeing 747 al que honrosa y humildemente trabaja como lustrador de zapatos o vendedor de dulces, pastillas y chicles.

Por favor no nos vengan con el trillado pedregullo de que los movimientos sociales tienen la sabiduría de la lucha y el sufrimiento.  Por pronunciar palabras ambiguas la gobernabilidad puede convertirse en un circo donde cada uno hace sus malabares ante la risa y complacencia del auditorio pero con consecuencias nefastas en el orden de nacional.

José Pastén Burgoa
[email protected]

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios