www.diariocritico.com

Operación en el CGPJ para salvar al juez-estrella

Un vocal intenta desacreditar al Poder Judicial para impedir la inhabilitación de Garzón

Gómez Benítez, el hombre que negoció con ETA, carga contra Robles y Almenar

Operación de acoso y derribo contra la progresista Margarita Robles, el conservador Manuel Almenar, el presidente del Consejo, Carlos Dívar, y, en general, el Consejo General del Poder Judicial. En una campaña político-periodística orquestada para salvar al juez Garzón por presunta prevaricación y por presuntos cobros indebidos por una entidad bancaria de la que tenía que instruir un caso, el hombre que Zapatero unió a las negociaciones con ETA carga contra Robles y Almenar: José Manuel Gómez Benítez dimite de la Comisión de Calificación y echa basura sobre sus propios compañeros progresistas. Gómez Benítez, además de amigo de Garzón, fue también su abogado en distintas causas.

Este 23 de febrero, un vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), José Manuel Gómez Benítez, ha intentado dar un golpe de mano con el fin último, según fuentes del Consejo, de desacreditar al Poder Judicial y que no siga adelante la inhabilitación a un juez, Baltasar Garzón, del que es amigo y del que ha sido, además, su abogado.

Es lo que internamente se conoce como 'el Benitazo', una operación que estaría -según estas fuentes- perfectamente orquestada por un grupo de comunicación y protagonizada en este caso por José Manuel Gómez Benítez, el hombre que negoció -mal- con ETA por orden de Pérez Rubalcaba y que acaba de dimitir de forma ruidosa como vocal en la Comisión de Calificación del CGPJ.

¿La causa aparente? El 'mercadeo' -filtra Gómez Benítez- entre la progresista Margarita Robles -de intachable carrera- y el conservador Manuel Almenar, igualmente de gran prestigio, para repartir entre conservadores y progresistas los altos cargos de la magistratura. ¿La causa aparentemente real? Desacreditar al CGPJ en su conjunto para que no inhabilite al juez Baltasar Garzón por presunta prevaricación en la memoria histórica y, de paso, por recibir fondos de una determinada entidad bancaria para sus cursos en Nueva York (la demanda de dos abogados contra Garzón se asienta en que el juez archivó una querella contra la citada entidad bancaria y ligan una cosa con la otra).

Además, fuentes judiciales señalan, igualmente, que Gómez Benítez intentó colocar a alguno de sus candidatos para cargos judiciales, pero que sus iniciativas no prosperaron.

Desprecio hacia sus compañeros

En su carta de dimisión -Gómez Benítez ya dimitió de la Comisión de Estudios del Consejo, pero volvió poco después-, una carta aireada en exclusiva por el periódico de PRISA, que abandera la 'operación salvar a Garzón', el vocal dimisionario pide el cese de todos los vocales de esa Comisión al cumplirse el requisito de una anualidad.

En declaraciones al periódico de PRISA, Gómez Benítez afirma también que "no quiero ser la lavadora del Consejo" [en materia de nombramientos] y "algo tiene que cambiar para que los puestos de la cúpula de la carrera judicial sean copados por los más aptos y los que más méritos tengan".

[Fuentes del Consejo señalan que el gran mérito de Gómez Benítez para ser vocal es haber sido uno de los negociadores con ETA. En ese sentido, una asociación ultraderechista pidió el cese de Gómez Benítez por ese hecho. Nosotros no estamos de acuerdo con esa petición y reconocemos el valor de verse cara a cara con los pistoleros].

Ahora bien, lo que en realidad hace Gómez Benítez es un intento de descalificación en toda regla a sus compañeros del Consejo General, comenzando por Robles y Almenar y siguiendo por los que realmente conforman al Comisión de Calificación, presidida por Manuel Torres Vela (de la Asociación Francisco de Vitoria, adscrito al PSOE), y de la que son titulares Félix V. Azón Vilas (Jueces para la Democracia), Concepción Espejel Jorquera (conservadora), y Claro José Fernández-Carnicero González (conservador), además del propio Gómez Benítez.

Según el diario de PRISA, "la gota que ha colmado el vaso [de Gómez Benítez], según fuentes del órgano de Gobierno de los jueces, ha sido el nombramiento de Rafael Gimeno-Bayón para la Sala de lo Civil del Supremo por el turno de juristas de reconocido prestigio". Pero otras fuentes del Consejo alegan a Diariocrítico otras supuestas razones: 'La operación acoso y derribo del CGPJ para salvar a Garzón', ya que el caso del juez-estrella está en manos de la Comisión Disciplinaria.

Ataques "intolerables"

La maniobra de Gómez Benítez ha caído como una piedra en el CGPJ. Así, el propio vicepresidente del Consejo, Fernando de Rosa, ha calificado de intolerables los "ataques" a vocales del órgano de gobierno de los jueces por el sistema de nombramientos que, según ha dicho, se basa exclusivamente en el mérito y capacidad de los candidatos.

Ha añadido que no entiende las críticas que se puedan realizar a un sistema que "se está haciendo con la máxima garantía" de transparencia y ha considerado que no es tolerable que se ataque a miembros del Consejo "con nombres y apellidos" (Margarita Robles y Manuel Almenar) atribuyéndoles actuaciones que van en contra de los principios que rigen los nombramientos.

"En este Consejo somos 20 más el presidente y votamos libremente, y decir que dos personas puedan manipular al resto de vocales para poder determinar los nombramientos está haciendo un flaco favor al Poder Judicial y a la Administración de Justicia", ha dicho De Rosa, quien le ha recordado a Gómez Benítez -sin citar su nombre- que es en el pleno del órgano y no en los medios de comunicación donde deben hacerse estas consideraciones.

"Mentira" y "ofensa"

La propia Margarita Robles, que, como De Rosa, acudió a un desayuno informativo del secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo, dijo que esas afirmaciones de Gómez Benítez constituyen "una ofensa" a todos los nombramientos que se han hecho durante el mandato de este Consejo en los que, única y exclusivamente, han primado el mérito y la capacidad de los candidatos: "Quien dice que a la gente se le nombra en virtud de pertenecer a una asociación u otra, miente. Los nombramientos se realizan por mérito y capacidad".

En fin, que han sido exactamente las mismas palabras con las que el propio secretario de Justicia respondió a Gómez Benítez: son el mérito y la capacidad los criterios por los que se rigen los nombramientos.

Novedades en los nombramientos

Además, lo que 'olvida' Gómez Benítez es que el próximo jueves, 25 de febrero, el CGPJ ensaya, según fuente internas, un sistema de nombramiento realmente novedoso: se va a hacer una propuesta para que en la Comisión de Calificación la entrevista a los candidatos a cubrir puesto vacantes sea pública; es decir, con asistencia de los medios de comunicación. Un sistema que, evidentemente, ofrece mayores garantías que el actual.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios