www.diariocritico.com
Un gobierno colgante

Un gobierno colgante

El Parlamentario, es un sistema de gobierno muy particular. De hecho, lo inventaron los  ingleses y por eso hay quienes piensan que solo funciona bien en  Inglaterra. Los italianos lo adoptaron  después de  la Segunda Guerra mundial y han sufrido de constantes dolores de cabeza. Pero en términos generales se puede decir que ha funcionado bien en países como  Alemania y España. En este último, es indiscutible el papel que han desempeñado los dos principales partidos políticos españoles  para su estabilidad y  permanencia, desde  la  entrada en vigencia de la Constitución de 1978. Ciertamente el rol del  bipartidismo en el sistema parlamentario de gobierno es esencial  para su existencia; algo así como el agua para las plantas. Lo saben bien los británicos que acaban de votar y que  con el tímido crecimiento del partido liberal demócrata en los últimos 40 años, aunque acaban de bajar cinco escaños, empiezan a sentir los coletazos de un desequilibrio entre mayorías insuficientes, no calificadas,  que los colocan en una situación de  “hung parliament”, es decir, de parlamento colgado.
Ni el conservador David Cameron quien ganó las elecciones, aunque  sin  alcanzar una mayoría parlamentaría para gobernar  sin alianzas, ni el  actual partido laborista con Gordon Brown a la cabeza del gobierno, han podido hasta el momento en que escribo ésto, pactar con los liberales para alcanzar un respaldo que les permita conformar un gobierno estable. Pensamos que los Tories,  los únicos que aumentaron sus escaños a costa de los laboristas y de algún que otro partidos nacionalista regional, son los que lo tienen más fácil numéricamente pues solo le faltan veinte votos y con los cincuenta y siete puestos que lograron los liberales, tendrían una mayoría  más que suficiente para aprobar cualquier gabinete que se presente al parlamento. Sin embargo, existen puntos en el programa  de los liberales, sobre todo en materia de reforma  electoral, que están impidiendo un acuerdo en tal sentido. En un intento desesperado por no perder el poder, el propio Brown  ha dicho que  se haría  a un lado, respondiendo así al requerimiento del líder del partido liberal Nick Clegg, y prometiendo  renunciar en septiembre a su  actual liderazgo al frente  del partido laborista.
En España aun no hay un tercer partido político en discordia que pueda llevar, al menos en las próximas elecciones, a una situación como la británica de “hung parliament”; sin embargo existe actualmente una condición de “gobierno colgante” que tiene a los votantes de ese país indecisos en las encuestas. El PSOE acaba de subir en la última realizada,  colocándose  a un  punto y medio del PP, después de una diferencia de hasta cinco puntos por parte de este ultimo. Otro gobernante en las circunstancias de Zapatero, que no supo parar los efectos de una crisis financiera mundial, que se agravó  aun mas en España por condiciones propias, con una ola de críticas  desde los organismos financieros internacionales que acaban de ser confirmadas por la UE  al imponerle al país ibérico una lista de tareas, entre ellas un recorte de 15 mil millones de euros del gasto público en ano y medio,  tratando de evitar se repita en España  lo que pasó en Grecia, y que tan solo hace unos días culpaba a los especuladores de la caída en picada de la  económica española, de modo similar a lo que hace Chávez en Venezuela, ya hubiera convocado a unas elecciones parlamentarias hace tiempo. Pero el  sistema de gobierno parlamentario permite estas cosas, como también le permitiría a Brown en Inglaterra seguir gobernando en minoría, si Mr. Cameron y Mr. Clegg  lo  dejan, al no ponerse de acuerdo.
 Zapatero gobierna en España con una mayoría parlamentaria relativa que no ha sido puesta aun a prueba. Que recientemente uno de sus aliados regionales, como lo es CIU, haya discursado en términos de una moción de censura contra el actual gabinete español es ya un aviso. Que la torpeza e indecisión  de Rajoy no la materialicen es otra cosa. La crisis política y económica de España va más allá de la incapacidad  de sus agobiados dirigentes políticos. Es una crisis profunda de valores, de preguntas sin respuestas, y lo que es peor, sin un liderazgo visible a corto plazo.
[email protected]
PD: Para el momento en que envío este artículo, Cameron Ha sido autorizado por la reina para formar gobierno y Zapatero acaba de recibir una llamada de Obama pidiéndole aplique medidas resolutivas  en Espana.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios