www.diariocritico.com
A la memoria de Iñaki Ochoa de Olza

A la memoria de Iñaki Ochoa de Olza

Hoy hace dos años que nos dejó Iñaki Ochoa de Olza. Murió a cien metros de coronar el Annapurna; en la montaña. Dejó la carrera de Filosofía para dedicarse a su pasión: el alpinismo. Y allí, entre la nieve descansa para siempre.

Con estas palabras le quiere recordar Nicolás López Dallara.

 

Para verte de nuevo subiré hasta el Annapurna


Allí en lo alto aclamaré tu nombre con un grito;


Sostendré como a una hoja esos mechones color trigo


Jalándote del Paraíso otra vez a tierra firme.


Tal vez Dios olvidase por completo

Sellar con un candado nuevo tu trágico aposento.

Y así mis manos ciegas hurgarían en las nubes

Buscando asir alguna cinta descuidada

Que aún cayera prisionera de tu bolso

Por la impiadosa gravedad que te insistía

Volver volando hasta tu casa.

 

Y de un tirón traerte

De nuevo a tierra firme.

 

Para verte de nuevo subiré hasta el Annapurna

Clavaré primero una bandera para honrarte

Así quedará en paz la Muralla con tu arte

Y que no codicie un alma más el Funebrero.

 

Para hacerte de coraje dedicaste poemas a la muerte

¡Oh, valiente! Ojalá esa pluma le hubiese dedicado

Eneidas a las mares inocentes.

Y no a ese canoso asesino gigantesco

Que sepultó tus últimos suspiros

Bajo tierras de esquiadores.

 

 

Para verte de nuevo subiré hasta el Annapurna

Alzaré mis brazos a la atmósfera diurna.

Y si en ese blanco mausoleo que estrenaste

La puntita de mis dedos te tocase:

Pues con una frágil uña...

Yo el mundo engancharía a tus mochilas,

Para que el peso del Planeta te trajese

De nuevo a tierra firme.

 

 

Para verte de nuevo subiré hasta el Annapurna

Y si aquella Cima escuchara mi lamento

Oxigenaré una vez más tu cuerpo yerto

Si el Cielo te trajese con ello a tierra firme.

 


¡Ah, valiente! Que tu mirada azul hiriente

Baje ya de ese etéreo escondite a tierra firme

Besando aquellas nubes añoradas.

 

 

 

Para verte de nuevo subiré hasta el Annapurna.

Y si tropiezo con tu tumba:

Por los tuyos ofreceré mis leucocitos.

A ver si ese Cardiólogo deforme muerde el pico

Y te cuelas otra vez en tierra firme.

 


Para verte de nuevo subiré hasta el Annapurna

Hasta dar con una roca excavaré la nieve dura

Y encima de su mole grabaré este verso insigne

Si con ello te jalase

 

 

De nuevo a tierra firme.


Nicolás Lopez Dallara
A la memoria de Iñaki Ochoa de Olza

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios